0

Construcción del estado liberal





La construcción del estado liberal en España:
La regencia de Mª Cristina y de Espartero, Isabel II y el sexenio democrático




Esquemas  (pulsa encima):



     
 
  
          PARA VER TODOS LOS ESQUEMAS DISPONIBLES PULSA AQUÍ
Esquemas de Daniel Gomez Valle:




TEMA DESARROLLADO:


Por el profesor Juan José Mora Rentero y sus compañeros del instituto Dolmen del Soto en Trigueros (Huelva).Pulsa abajo para descargar en pdf:


  IR AL TEMA DESARROLLADO EN PDF POR EL PROFESOR J.M. Mora Rentero



TABLAS COMPARATIVAS CON TODAS LAS CONSTITUCIONES ESPAÑOLAS:


- Tabla comparativa con todas las constituciones, del profesor Pedro Colmenero
- Tabla comparativa detallada de las constituciones que entraron en vigor. 
...



RESUMEN DEL TEMA:


Realizado por el profesor Fernando Gómez creador del blog http://historiazuer.blogspot.com/

 



Presentación sobre la guerra carlista:



(para poder descargarte estas presentaciones, pulsa aquí) .



  Textos primarios sobre el tema :


.

1832: Fernando VII restablece la Pragmática Sanción. Sorprendido mi real ánimo, en los momentos de agonía, a que me condujo a grave enfermedad, de que me ha salvado prodigiosa¬mente la divina misericordia, firmé un decreto derogando la pragmática sanción de 29 de marzo de 1830, decretada por mi augusto padre a petición de las cortes de 1789, para restablecer la sucesión regular en la corona de España. La turbación y congoja de un esta¬do en que por instantes se me iba acabando la vida, indicarían sobradamente la indeliberación de aquel acto, si no lo manifestasen su naturaleza y sus efectos. Ni como rey pudiera Yo destruir las leyes fundamentales del reino, cuyo restablecimiento había publicado, ni como padre pudiera con voluntad libre de despojar de tan augustos y legítimos derechos a mi descendencia. Hombres desleales o ilusos cercaron mi lecho, y abusando de mi amor y del de mi muy cara Esposa a los españoles aumentaron su aflicción y la amargura de mi estado, asegurando que el reino entero estaba contra la ob¬servancia de la pragmática, y ponderando los torrentes de sangre y la desolación universal que habría de producir si no quedaba de¬rogada. Este anuncio atroz, hecho en las circunstancias en que es más debida la verdad por las personas más obligadas a decírmela, y cuando no me era dado tiempo ni razón de justificar su certeza, consternó mi fatigado espíritu, y absorbió lo que me restaba de inteligencia, para no pensar en otra cosa que en la paz y conserva¬ción de mis pueblos, haciendo en cuanto pendía de Mí este gran sacrificio, como dije en el mismo decreto, a la tranquilidad de la nación española. La perfidia consumó la horrible trama que había principiado la seducción: y en aquel día se extendieron certificaciones de lo actuado, con inserción del decreto, quebrantando alevosamente el sigilo que en el mismo y de palabra, mandé que se guardase sobre el asunto hasta después de mi fallecimiento. Instruido ahora de la falsedad con que se calumnió la lealtad de mis amados españoles, fieles siempre a la descendencia de sus REYES; bien persuadido de que no está en mi poder, ni en mis deseos, derogar la inmemorial costumbre de la sucesión, establecida por los siglos, sancionada por la ley, afianzada por las ilustres heroínas que me precedieron en el trono, y solicitada por el voto unánime de los reinos; y libre en este día de la influencia y coacción aquellas funestas circunstancias: DECLARO solemnemente de plena voluntad y propio movimiento, que el decreto firmado en las angustias de mi enfermedad fue arrancado de Mi por sorpresa que fue un efecto de los falsos terrores con que sobrecogieron mi ánimo; y que es nulo y de ningún valor siendo opuesto a las leyes fundamentales de la Monarquía, y a las obligaciones que, como REY y como Padre, debo a mi augusta descendencia. En mi Palacio de Madrid a 31 días de diciembre de 1832». («Gaceta de Madrid», 1.0 enero 1833, n. 1).

Decreto de Santarem del pretendiente don Carlos

“Habiendo recibido ayer oficialmente la infausta noticia de haber sido Dios servido de llamar para sí el alma de mi muy caro y amado hermano el señor Don Fernando VII (Q.E.P.D.) Declaro: Que por falta de hijo varón que le suceda en el trono de España, soy su legítimo heredero y rey, consiguiente a lo que manifesté por escrito a mi muy caro y amado hermano ya difunto, en la formal protesta que le dirigí con fecha 29 de abril del presente año, igualmente que a los Consejos, diputados y autoridades, con la de 12 de junio.

Lo participo al Consejo para que inmediatamente proceda a su reconocimiento, y expida las órdenes convenientes, para que así se ejecute en todo mi reino.”

    Santarem, 4 de octubre de 1833. Yo el Rey. Al Duque Presidente de mi Consejo Real

"Vizcaínos: una facción anti-religiosa y anti-monárquica se ha apoderado del mando durante la larga enfermedad de nuestro difunto rey y trata de ir adquiriendo ascendientes para exponeros sin defensa a los ataques de la revolución y de la anarquía que combatimos en 1823.[…]. Sus partidarios aparentan que consideran las leyes antiguas y fundamentales del reino abolidas por otras nuevas […], quieren hacer a España cómplice de sus abominables maquinaciones que la propaganda revolucionaria inventa para destruir el orden social en Europa […] Habéis proclamado a vuestro legítimo soberano el magnánimo y virtuoso Carlos María Isidro de Borbón. "

Bilbao, 5 de octubre de 1833





Un editorial sobre los frailes

“Desde que la guerra civil empezó en nuestras provincias la conducta del clero regular se ha marcado generalmente contra los derechos de nuestra legítima Reina y contra la libertad nacional. Los muchos frailes que han tomado parte activa en las facciones, los conventos que se han señalado dando abrigo y protección a los enemigos de la patria, las conspiraciones fraguadas en los que debieran ser asilo de la paz y la concordia, y las tentativas de todas clases que los regulares han hecho para aumentar las desgracias públicas y entronizar aun rey inquisitorial, que favoreciese sus miras de ambición y predominio contra los intereses de la masa general, todo tenía predispuestos los ánimos contra una clase de gente que por no estar de acuerdo con el espíritu del siglo ni con las necesidades actuales de los pueblos, se han separado naturalmente de todas las asociaciones políticas de Europa.”

Eco del Comercio. Editorial del 20 de julio de 1834.


“Voluntarios fieles vascongados y navarros. El general Don Rafael Maroto, abusando del modo más pérfido e indigno de la confianza y la bondad con que le había distinguido a pesar de su anterior conducta, acaba de convertir las armas que le habla encargado para batir a los enemigos del trono y del altar contra nosotros mismos; fascinando y engañando a los pueblos con groseras calumnias, alarmando y excitando hasta con impresos sediciosos y llenos de falsedades a la insubordinación y a la anarquía: ha fusilado sin preceder formación de causa a generales cubiertos de gloria en esta lucha, ya servidores beneméritos por sus servicios y fidelidad acendrada, sumiendo mi paternal corazón de amargura: para lograrlo ha supuesto que obraba con mi real aprobación, pues solo así podría encontrar entre vosotros quien le obedeciese. Ni la ha obtenido, ni la ha solicitado, ni jamás la concederé para arbitrariedades ni crímenes [...].”

Decreto del pretendiente DON CARLOS declarando traidor a Maroto. Vergara, 21-11-1839



El Convenio de Vergara

“Convenio celebrado entre el Capitán General D. Baldomero Espartero y el Teniente Gral. D. Rafael Maroto.

Art. 1º.- El Capitán Gral. D. Baldomero Espartero recomendará con interés al gobierno el cumplimiento de su oferta de comprometerse formalmente a proponer a las Cortes la concesión o modificación de los fueros.

Art. 2º Serán reconocidos los empleos, grados y condecoraciones de los generales, jefes y oficiales, y demás individuos dependientes del ejército del mando del teniente Gral. Rafael Maroto, quien presentará las relaciones con expresión de las armas a que pertenecen, quedando en libertad de continuar sirviendo defendiendo la Constitución de 1.837, el trono de Isabel II y la Regencia de su augusta madre, o bien de retirarse a sus casas los que no quieran seguir con las armas de fuego.”
Cuartel Gral. de Vergara. 31 de Agosto de 1.839 



            18 de Junio de 1.837


La regencia de Espartero


"El partido reaccionario [partido moderado], cuyo sistema patentiza los principios proclamados hasta hoy por sus defensores, bajo el falso título de constitucionales, aceptó obligado por las circunstancias la Constitución de 1837 producto de la soberanía nacional, pero se propuso minar por su cimiento el edificio que se había construido con leyes contrarias a su verdadero espíritu...

y si volvemos los ojos a esa llamada ley de Ayuntamientos tan abiertamente contraria a la Constitución, ¿no vemos sancionada en ella una coacción inmoral a la votación de los concejales, dado que todos sus acuerdos habían de ser visados por el jefe político quien podía fulminar persecuciones contra aquel que votase en un sentido contrario a las miras del gobierno?.

La soberanía nacional ha sido y es nuestro principio de gobierno...

Igual predilección reclama la venta de bienes nacionales. Incluso los cuantiosos del clero secular, no sólo por su importancia e influencia sobre el crédito, sino como garantía del régimen constitucional... Reconocida la necesidad de enajenar los bienes del clero secular y de abolir el odiado diezmo y la primicia, es indispensable proveer el mantenimiento del culto de un modo capaz de conservar a sus venerables ministros...

Tales son, en suma, las brevísimas indicaciones sobre los abusos que entorpecen nuestra regeneración y reformas que pudieran adoptarse."

                        Manifiesto de la Junta de Madrid, 14 de octubre de 1840


“El Partido Progresista en 1840, sintiéndose débil, buscó un apoyo, identificó su suerte con la de un soldado: error fatal, casi siempre sin remedio. La fuerza vive de la fuerza, y muere a manos de la fuerza, y cuando ella se ha entronizado, las doctrinas de un partido han cesado de ejercer acción vital, sus sistemas han caducado; en llegando a este punto, no suele haber otro recurso que abrazarse con el ídolo para vivir o morir con él. Espartero era sin duda de escasa comprensión política; pero, aun así y todo, era una necesidad para el partido, que le había decretado ovaciones y encumbrándole a la regencia. Los progresistas de la coalición dijeron para sí: «Nosotros somos el pedestal del coloso; retirémonos, y el coloso caerá y se hará pedazos». Pero no advirtieron que esos pedazos los aplastarían a ellos.”           

El Pensamiento de la Nación, 8-1-1845


El Estatuto Real de 1.834


“Art. 1º. Su majestad la Reina gobernadora, en nombre de su excelsa hija Doña Isabel II, ha resuelto convocar las Cortes Generales del Reino.

Art.. 2º. Las Cortes Generales se compondrán de dos Estamentos: el de próceres del Reino y el de Procuradores del Reino.

Art. 3º. El estamento de Próceres del Reino se compondrá : 1 De muy reverendos arzobispos y reverendos obispos 2. De Grandes de España 3.- De títulos de Castilla 4. De un número indeterminado de Españoles (…) que sean o hayan sido secretarios del Despacho, procuradores del Reino , Consejeros de Estado ....(…) 5.-De los propietarios territoriales o dueños de fábricas, manufacturas o establecimientos mercantiles que reúnan a su mérito personal y a sus circunstancias relevantes , el poseer una renta anual de sesenta mil reales, y el haber sido anteriormente procuradores del reino.

Art. 14. Para ser procurador del Reino se requiere (...) 3. Estar en posesión de una renta propia anual de doce mil reales.

Art. 17. La duración de los poderes de los procuradores del Reino será de 3 años, a menos que antes de este plazo haya el Rey disuelto las Cortes.

Art. 24. Al Rey toca exclusivamente convocar, suspender y disolver las Cortes

Art. 31 Las Cortes no podrán deliberar sobre ningún asunto que no haya sido sometido expresamente a su examen en virtud de un Decreto Real.

Art. 33. Para la formación de las leyes se requiere la aprobación de uno y otro estamento y la sanción del Rey.”



Desamortización religiosa de Mendizábal

 “Vender la masa de bienes que han venido a ser propiedad de la nación no es tan solo cumplir una promesa solemne y dar una garantía positiva a la deuda nacional por medio de una amortización exactamente igual al producto de las rentas; es abrir una fuente abundantísima de felicidad pública; vivificar una riqueza muerta; desobstruir los canales de la industria y de la circulación; apegar al país por el amor natural y vehemente a todo lo propio; ensanchar la patria, crear nuevos y firmes vínculos que liguen a ella; es , en fin, identificar con el trono excelso de Isabel II, símbolo del orden y la libertad.

El decreto ha de producir el beneficio de minorar la fuerte suma de la deuda pública, es menester que en su tendencia , en su objeto y aún en los medios por donde aspire a aquel resultado, se enlace, se encadene, se funde en la alta idea de crear una copiosa familia de propietarios, cuyos goces y cuya existencia se apoye principalmente en el triunfo completo de nuestras actuales instituciones. […]

Art. 1º.- Quedan declarados en venta desde ahora todos los bienes raíces de cualquier clase que hubiesen pertenecido a las comunidades y corporaciones religiosas extinguidas, y los demás que hayan sido adjudicados a la nación por cualquier título o motivo, y también todos los que en adelante lo fuesen desde el acto de su adjudicación[…].

Art. 3. Se formará un reglamento sobre el modo de proceder a la venta de estos bienes, manteniendo en cuanto fuese conveniente y adaptable a las circunstancias actuales el que decretaron las Cortes el 3 de septiembre de 1820, y añadiendo las reglas oportunas para la ejecución de las medidas siguientes.”

19 de febrero de 1.836, Gaceta de Madrid, 21 de febrero de 1836



Crítica al procedimiento de la desamortización


“Con el plan de venta, todas las clases de la sociedad quedan altamente perjudicadas […]. En cambio con el sistema enfitéutico todas las familias de la clase proletaria serían dueñas del dominio útil de la tierra que cultivasen y, por consiguiente, interesadas en sostener las reformas y el trono de Isabel, pues en ellas verían cifrado su bienestar. Por el contrario, el sistema de vender las fincas hará la suerte de esta numerosa clase más desgraciada de lo que es aún en la actualidad y, por consiguiente, les hará odiosa toda reforma y el orden existente de cosas [...]. Los arriendos de bienes pertenecientes a conventos ya familias de la antigua nobleza eran generalmente los más equitativos por el hecho mismo del mucho tiempo Que había transcurrido desde su otorgamiento; los nuevos compradores de fincas pertenecientes a conventos por lo general han subido la renta. [...] Esta subida de la renta, que infaliblemente tendrá lugar, hará Que los pueblos detesten las nuevas reformas por las Que se traspasan a otras manos los bienes, por los Que cuando pertenecían a los conventos pagaban un canon mucho más moderado.

La enfiteusis es un sistema que, creando en favor del colono una casi propiedad, forma una clase de individuos tan industriosos y tan ricos como si fuesen propietarios. Este solo sistema es el que, inspirando al labrador una completa confianza, le estimula a cultivar la tierra ajena como si fuera propia.”

FLÓREZ ESTRADA, A., “Del uso que debe hacerse de los bienes nacionales”, El Español (28 de febrero de 1836)


Constitución de 1.837

 “Siendo la voluntad de la Nación revisar, en uso de su soberanía, la Constitución promulgada en Cádiz el 19 de marzo de 1812; las Cortes generales congregadas a este fin, decretan y sancionan la siguiente Constitución de la Monarquía Española.

Art. 2º Todos los Españoles puede imprimir y publicar libremente sus ideas sin previa censura, con sujeción a las leyes....

Art. 4º.- Unos mismos códigos regirán en toda la monarquía, y en ellos no se establecerá más que un solo fuero para todos los españoles. ...

Art. 9º.- Ningún español podrá ser procesado ni sentenciado sino por el juez o tribunal competente...

Art. 11ª La Nación se obliga a mantener el culto y los ministros de la Religión Católica que profesan los Españoles.

Art. 12º La potestad de hacer leyes reside en la Cortes con el Rey.

Art. 13º Las Cortes se componen de dos cuerpos colegisladores, iguales en facultades: el Senado y el Congreso de los Diputados.

Art. 15º Los senadores son nombrados por el Rey a propuesta, en lista triple, de los electores que en cada provincia nombran los diputados a Cortes.

Art. 26º Las Cortes se reúnen todos los años. Corresponde al Rey convocarlas, suspender y cerrar sus sesiones y disolver el Congreso de los Diputados

Art. 39º Si uno de los proyectos colegisladores desechase algún proyecto de ley, o le negare el Rey la sanción, no podrá volverse a proponer un proyecto de ley sobre el mismo objeto en aquella legislatura.

Art. 44º La persona del rey es sagrada e inviolable, y no está sujeta a responsabilidad. Son responsables los ministros.

Art. 69º En cada provincia habrá una Diputación provincial, compuesta del número de individuos que determina la ley, nombrados por los mismos electores que los Diputados a Cortes.

Art. 70º Para el Gobierno interior de los pueblos habrá ayuntamientos, nombrados por los vecinos a quienes la ley concede este derecho.

Art. 77º Habrá en cada provincia cuerpos de Milicia Nacional, cuya organización y servicio se arreglará por una ley especial”         

            18 de Junio de 1.837



El Manifiesto fundacional del Partido Demócrata (1849)

“Declaración de derechos: El Estado debe reconocer y garantizar a todos los ciudadanos como condiciones primarias y fundamentales de la vida política y social: la seguridad individual; la de manifestar, transmitir y propagar su pensamiento de palabra, por escrito o en otra forma; la reunión práctica para cualquier objeto lícito, sea o no político; la de asociación para todos los fines morales, científicos o industriales; el derecho de petición, individual u colectivamente practicado; el derecho a la instrucción primaria gratuita; el derecho a una igual participación de todas las ventajas y derechos políticos; el derecho a un repartimiento equitativo y proporcional de las contribuciones y del servicio militar; el de optar a todo empleo o cargo público sin más condición ni título que el mérito y la capacidad, excluida toda preferencia de nacimiento, privilegio o distinción; el de ser juzgado o condenado por la conciencia pública (Jurado).

[...] Nosotros, fieles a estas máximas de eterna verdad, consideramos como inconcusos y no controvertibles: el Trono hereditario de doña Isabel II, forma legítima y popular del poder ejecutivo; la religión católica como única religión del Estado; la unidad nacional; la propiedad; la familia. Partiendo de estos principios fundamentales de esta vida política y social, nosotros en el poder:

1º. Reformaríamos la Constitución del Estado en Cortes Constituyentes, convocadas bajo las fases de elección directa, sufragio universal, y un diputado por cada treinta mil almas. Serían electores todos los españoles mayores de edad que supiesen leer y escribir, tuviesen domicilio fijo y una profesión u oficio que no les constituyesen dependientes de la voluntad de otras personas (domésticos, soldados). El cargo de diputado sería retribuido e incompatible con todo empleo dependiente del Gobierno, excepto los altos puestos del Estado.

2º. Armaríamos, desde luego, la Milicia Nacional, organizada de modo que, sin ser un embarazo para el Gobierno, conservase las instituciones y el orden público. Dividida, además, en clases, serviría, con el tiempo, de reserva al Ejército activo. Todos los electores serían guardias nacionales.

3º. Declararíamos la imprenta libre, sin depósito, fianza ni trabas fiscales. El sistema de responsabilidad tendría por objeto el castigo de los autores reales del escrito, y no la injusta ficción de editores responsables. El jurado conocería de los delitos de imprenta [...].”


 “Según la ley de 1845 el alcalde es ahora el único administrador del término, en dependencia directa del jefe político y del ministro de Gobernación. Corresponde a los ayuntamientos nombrar a [...] los empleados municipales, así como admitir a los maestros y médicos, farmacéuticos y veterinarios retribuidos con los fondos del común.

Como administrador del municipio, el alcalde gana en 1845 todo lo que pierde el ayuntamiento, reducido legalmente a cuerpo consultivo y deliberante, y de hecho a la nulidad. El alcalde no es simplemente el ejecutor de los acuerdos municipales y el presidente del ayuntamiento, tiene la facultad de suspender esos acuerdos [. ..] elabora el presupuesto municipal; administra los bienes de propios, los establecimientos de beneficencia, etc.

La administración local constituye en cualquier caso una pieza básica en todo sistema político. Pero el planteamiento moderado amplía la cuestión; no se trata sólo de cómo se va a gobernar, sino de quién va a hacerlo. De ahí la elección mixta del alcalde -seleccionado por el gobierno entre los concejales electos- y el recurso a los alcaldes directamente nombrados por el gobierno, pues «las personas encargadas de la autoridad -dicen los moderados- deben ser de la confianza del gobierno». La administración local se concibe en el modelo moderado en torno a una línea jerárquica que, desde el ministerio de Gobernación y pasando por los gobernadores, desciende directamente hasta el último de los alcaldes.”

CASTRO C. de (1979): La revolución liberal y los municipios españoles, Madrid



Constitución de 1.845
“Doña Isabel II por la gracia de Dios y de la Constitución de la Monarquía española, reina de las Españas ... siendo la voluntad y la de las Cortes del reino regularizar y poner en consonancia con las necesidades actuales del Estado los antiguos fueros y libertades de estos reinos (..) modificando al efecto la Constitución promulgada en 18 de Junio de 1837....

Art. 7. No puede ser detenido, ni preso, ni separado de su domicilio ningún español, ni allanada su casa sino en los casos y en la forma que las leyes prescriban.

Art. 10. No se impondrá jamás la pena de confiscación de bienes, y ningún español será privado de su propiedad, sino por causa justificada de utilidad común, previa la correspondiente indemnización.

Art. 11. La religión de la Nación española es la católica, apostólica, romana. El Estado se obliga a mantener el culto y sus ministros

Art. 12. La potestad de hacer las leyes reside en las Cortes con el Rey

Art. 13. Las Cortes se componen de dos Cuerpos Colegisladores, iguales en facultades: el Senado y el Congreso de los Diputados

Art. 14. El número de senadores es ilimitado: su nombramiento pertenece al Rey.

Art. 15. Sólo podrán ser nombrados senadores los españoles que, además de tener treinta años cumplidos, pertenezcan a las clases siguientes:

Presidentes de alguno de los Cuerpos Legisladores. Senadores o diputados admitidos tres veces en las Cortes.  Ministros de la Corona. Consejeros de Estado. Arzobispos.

Obispos. Grandes de España. Capitanes generales del Ejército y Armada. Tenientes generales del Ejército y Armada. Embajadores. Ministros plenipotenciarios. Presidentes de Tribunales Supremos. Ministros y Fiscales de los mismos.

Los comprendidos en las categorías anteriores deberán además disfrutar 30.000 reales de renta, procedentes de bienes propios o de sueldos de los empleos que no pueden perderse sino por causa legalmente probada, o de jubilación, retiro o cesantía.

Títulos de Castilla que disfruten 60.000 reales de renta.

Los que paguen con un año de antelación 8.000 reales de contribuciones directas y hayan sido senadores o diputados a Cortes, o diputados provinciales, o alcaldes en pueblos de 30.000 almas, o presidentes de Juntas o Tribunales de Comercio.

 Art. 17. El cargo de Senador es vitalicio

Art. 22. Para ser Diputado se requiere ser español, del estado seglar, haber cumplido veinticinco años, disfrutar la renta procedente de bienes raíces, o pagar por contribuciones directas la cantidad que por ley se prefijen

Art. 26. Las Cortes se reúnen todos los años. Corresponde al Rey convocarlas, suspender y cerrar sus sesiones y disolver el Congreso de los Diputados; pero con la obligación, en este último caso, de convocar otras Cortes y reunirlas dentro de tres meses.

Art. 35. El rey y cada uno de los cuerpos colegisladores tienen la iniciativa de las leyes.

Art. 38. Si uno de los cuerpos colegisladores desechare algún proyecto de ley o le negare el rey la sanción, no podrá volverse a proponer un proyecto de ley sobre el mismo objeto en aquella legislatura.

Art. 42. La persona del rey es sagrada e inviolable y no está sujeta a responsabilidad

Art. 45. Además de las prerrogativas que la Constitución señala al Rey, le corresponde: (..) 4.- declarar la guerra y hacer y ratificar la paz, dando después cuenta documentada a la Cortes. 5.- Disponer de la fuerza armada, distribuyéndola como más convenga. 8.- Decretar la inversión de los fondos destinados a cada uno de los ramos de la administración pública 10.- Nombrar y separar libremente los ministros…”



El concordato de 1851


“Art. 1. La religión católica, apostólica, romana, que con exclusión de cualquier otro culto continúa siendo la única de la Nación española, se conservará siempre en los dominios de su Majestad Católica, con todos los derechos y prerrogativas de que debe gozar según la ley de Dios y lo dispuesto por los sagrados cánones.

Art. 35. (…) se devolverán, desde luego, y sin demora a las mismas y en su representación a los prelados diocesanos, en cuyos territorios se hallen los conventos o se hallaban antes de las últimas vicisitudes, los bienes de su pertenencia que están en poder del Gobierno y que no han sido enajenados (…).

Art. 41. Además la Iglesia tendrá el derecho de adquirir por cualquier título legítimo y su propiedad, en todo lo que posee ahora o adquiriere en adelante, será solemnemente respetada…

Art. 42. En este supuesto, atendida la utilidad que ha de resultar a la religión de este convenio, el Santo Padre, a instancia de Su Majestad Católica, y para proveer a la tranquilidad pública, decreta y declara que los que durante las pasadas circunstancias hubiesen comprado en los dominios de España bienes eclesiásticos… disfrutarán segura y pacíficamente de dichos bienes y sus emolumentos y productos.”



Constitución no promulgada de 1856

“Art. 1. Todos los poderes públicos emanan de la Nación, en la que reside esencialmente la soberanía, y por lo mismo pertenece exclusivamente a la Nación el derecho de establecer sus leyes fundamentales.

Art. 3. Todos los españoles pueden imprimir y publicar libremente sus ideas sin previa censura, con sujeción a las leyes.

No se podrá secuestrar ningún impreso hasta después de haber empezado a circular.

La calificación de los delitos de imprenta corresponde a los jurados.

Art. 5. Unos mismos Códigos regirán en toda la Monarquía, y en ellos no se establecerá más que un solo fuero para todos los españoles en los juicios comunes, civiles y criminales.

Art. 6. Todos los españoles son admisibles a los empleos y cargos públicos, según su mérito y capacidad.

Para ninguna distinción ni empleo público se requiere la calidad de nobleza.

Art. 13. Ningún español será privado de su propiedad sino por causa justificada de utilidad común, previa la correspondiente indemnización.

Art. 14. La Nación se obliga a mantener y proteger el culto y los ministros de la religión católica que profesan los españoles.

Pero ningún español ni extranjero podrá ser perseguido por sus opiniones o creencias religiosas, mientras no las manifieste por actos públicos contrarios a la religión.

Art. 15. La potestad de hacer las leyes reside en las Cortes con el Rey.

Art. 16. Las Cortes se componen de dos Cuerpos Colegisladores, iguales en facultades; el Senado y el Congreso de los Diputados.

Art. 18. Los senadores son elegidos del mismo modo y por los mismos electores que los diputados a Cortes.

Art. 20. Para ser senador se requiere: ser español, mayor de cuarenta años y hallarse en uno de los cuatro casos siguientes:

1.° Pagar dos años de antelación 3.000 reales de contribución directa.

2 ° Tener 30.000 reales de renta procedentes de bienes propios .

3.° Disfrutar 30.000 reales de sueldo de un empleo que no se pueda perder legalmente sin previa formación de causa.

4.° Percibir o tener declarado derecho a percibir 30.000 reales anuales por jubilación, retiro o cesantía.

Las fracciones de las cantidades expresadas en los cuatro casos anteriores no pueden acumularse para componer el total requerido.

Art. 23. Los hijos del Rey y del inmediato sucesor a la Corona son senadores a la edad de veinticinco años.

Art. 26. Para ser diputado se requiere ser español, de estado seglar, haber cumplido veinticinco años y tener las demás circunstancias que exija la ley electoral.

Art. 37. El Rey y cada uno de los Cuerpos Colegisladores tienen la iniciativa de las leyes.

Art. 48. La persona del Rey es sagrada e inviolable, y no está sujeta a responsabilidad. Son responsables los ministros.

Art. 49. La potestad de hacer ejecutar las leyes reside en el Rey, y su autoridad se extiende a todo cuanto conduce a la conservación del orden público en lo interior y a la seguridad del Estado en lo exterior, conforme a la Constitución y a las leyes.

Art. 67. A los Tribunales y Juzgados pertenece exclusivamente la potestad de aplicar las leyes en los juicios civiles y criminales, sin que puedan ejercer otras funciones que las de juzgar y hacer que se ejecute lo juzgado.”












.



Documental resumen de Artehistoria  para introducirse en este periodo histórico:


.
.













Actividades online de sobre este tema:

.
PARA VER TODAS LAS ACTIVIDADES ONLINE DISPONIBLES PULSA AQUÍ.  
..

Ir a esquemas de historia  
Ir a historia en presentaciones
Ir a historia en mp3 Ir a la línea del tiempo interactiva


ENLACES A OTROS SITIOS CON MÁS RECURSOS:


Usted también puedes colaborar recomendando más recursos con un comentario.  Ponga el vínculo a la Web que recomiende en "URL" y describe el tipo de recurso:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por los comentarios, sugerencias o por avisarme de algún error pero:
1. No respondo a preguntas que te haya hecho tu profesor. La ayuda que te ofrezco es este blog.
2. No se permiten comentarios inapropiados ni spam (publicidad) de sitios que no sean educativos, pero sí enlaces a webs o blogs que tengan contenidos relacionados con la temática de la entrada.
3. Sin errores gramaticales deliberados.

Escribe tu email y recibirás un aviso mensual con las novedades en Profesor de Historia, Geografía y Arte tanto los nuevos contenidos, como las ampliaciones de entradas antiguas.




               
Subir