0

El Sexenio Democrático o Revolucionario (1868-74)

La construcción del Estado Liberal (tercera parte) 
Evolución política durante el período del Sexenio revolucionario o democrático (1868-74): resumen, esquemas, presentaciones de diapositivas y vídeos. Los contenidos que aquí se desarrollan van a continuación del tema sobre Isabel II y antes del tema sobre la Restauración. El vocabulario del tema organizado en estándares de aprendizaje está en esta página aquí puedes encontrar las imágenes decorativas con los protagonistas de este período. 

Primeras medidas del gobierno provisional

    Francisco Serrano
    Héroe 1ª Guerra Carlista
    Liberal progresista
    Líder Unión Liberal (1867-)
    Presidente gob. (1868/69/71/72)
    Regente (1869-71)
    Presidente I República (1874)
Se forma un gobierno provisional integrado por unionistas (Serrano, que dirige el gobierno, Topete y otros) y progresistas (Prim, Sagasta, Zorrilla, Figuerola, y otros) se excluye a los demócratas (desilusión) que se niegan a entrar porque solo se les ofrece un ministerio. Se decide:
  • Disolución de las juntas revolucionarias y de los "voluntarios de la libertad" consideradas demasiado reivindicativas. 
  • Libertad de prensa, reunión, asociación y de cátedra: se repone en sus puestos docentes a los que habían sido expulsados por expresar sus ideas contrarias a la reina (Sagasta, Castelar, Giner de los Ríos). Se deroga la lista de libros de texto obligatorios (aspecto de la ley Moyano)
  • Expulsión de los jesuitas.
  • Sufragio universal masculino, se convocan elecciones a Cortes constituyentes 1869.
  • El gobierno provisional excluye a los demócratas (decepción de clase baja) y se pronuncia a favor de una monarquía constitucional (los demócratas querían poder elegir la forma de gobierno, como se pactó en Ostende). 

Como punto de partida para la promulgación de sus principios generales, la revolución ha empezado por sentar un hecho que es la base robusta sobre la cual deben descansar sus reconquistadas libertades. Este hecho es el destronamiento y expulsión de una dinastía que, en abierta oposición con el espíritu del siglo, ha sido rémora a todo progreso, y sobre la cual el gobierno provisional, por respeto a sí mismo, cree oportuno tender la conmiseración de su silencio.
Pero debe consignar el hecho, reconocerle como emanación ostensible de la soberanía nacional, y aceptarla como raíz y fundamento de la nueva era que la revolución ha inaugurado. [...]
Destruido el obstáculo y expedito el camino, la revolución ha establecido el sufragio universal, como la demostración más evidente y palpable de la soberanía del pueblo. De este modo todos los nuevos poderes se fortalecerán con el concurso absoluto, no limitado y ficticio, de la opinión general, y nuestras instituciones vivirán con el vigoroso aliento de toda la nación, árbitra y responsable de sus destinos.
La más importante de todas, por la alteración esencial que introduce en la organización secular de España, es la relativa al planteamiento de la libertad religiosa. [...]
La libertad de enseñanza es otra de las reformas cardinales que la revolución ha reclamado y que el gobierno provisional se ha apresurado a satisfacer sin pérdida de tiempo. [...]
Y como natural resultado de la libertad religiosa y de la libertad [de enseñanza, la libertad] de imprenta, sin la cual aquellas conquistas no serían más que fórmulas ilusorias y vanas. [...]
Las libertades de reunión y de asociación pacífica, perennes fuentes de actividad y de progreso, que tanto han contribuido en el orden político y económico al engrandecimiento de otros pueblos, han sido asimismo reconocidas como dogmas fundamentales por la revolución española. [...]

Manifiesto del Gobierno Provisional. Madrid, 25 de octubre de 1868. Gaceta del 26 de octubre. Madrid, 1868




Reconocida la libertad de enseñanza como un derecho de todos, no puede negarse a los que educan a la juventud en nombre y por encargo del Estado. La ciencia investiga lo general y absoluto y no se ocupa sino incidentalmente en lo individual y transitorio. Vive en región más alta y serena en que luchan y se agitan las pasiones (…): debe ser, por consiguiente, libre en sus manifestaciones, cualquiera que sea el encargado de enseñarla, y no sin razón se ha considerado como una violación del derecho las persecuciones que ilustres maestros han sufrido por sus doctrinas.
   El Estado carece de autoridad bastante para pronunciar la condenación de las teorías científicas, y debe dejar a los profesores la libertad de exponer y discutir lo que piensan.

Prólogo del Decreto de 1 de octubre de 1868 sobre el comienzo del curso escolar.

Del Partido Demócrata al Republicano Federal

El Partido Demócrata se disolvió porque se obtuvo su principal demanda: el sufragio universal masculino y porque se excluyó a los demócratas del gobierno. Además el gobierno provisional estaba preparando un tipo de monarquía constitucional que no les gustaba porque consideraban que no era suficientemente democrática: 
  • Aunque declaraba la libertad de culto protegía y financiaba a la Iglesia católica 
  • Se iba a añadir un Senado con personas relevantes de la Iglesia, ejército, administración, cultura, riqueza, etc.)  lo que beneficia a la oligarquía y le resta poder al Congreso, verdadera fuente de representación nacional. 
Estas diferencias hizo que muchos demócratas fundaran un nuevo partido, el republicano, contrario al establecimiento de una monarquía constitucional tal y como defiende el gobierno provisional. 

Republicanos federalistas o demócratas republicanos. Desilusionados con el gobierno provisional sus integrantes se integran en el Partido Republicano Federal. El partido demócrata se acabó disolviendo en 1869. Su principal dirigente era Francisco Pi i Margall. La característica más destacada de los republicanos es que añaden el componente ideológico del federalismo. El federalismo se puede entender como una ideología en sí misma, de hecho influye en otras: anarquismo, liberalismo, tradicionalismo, etc. Se caracteriza por defender el principio de asociación de abajo a arriba como una forma básica de desarrollo de los derechos y libertades individuales. Por lo tanto el federalismo es un aspecto tomado de los "socialismos utópicos" (Proudhon, Fourier, etc.) y se plantea como una forma de resolver la incipiente diferenciación de clases. En España se apoya en dos legados históricos: 
  • La idea de que España es una monarquía de agregación en la que se "agregan" diferentes reinos y territorios
  • La experiencia del juntismo, o la creación de juntas locales que luego se organizan en una junta central. Tanto en la Guerra de Independencia como en la Revolución gloriosa han demostrado ser eficaces, y tanto en un caso como en otro su desarticulación (Fernando VII y el absolutismo y el gobierno provisional y el centralismo) ha derivado en situaciones de fracaso y decepción.  

La República es la forma esencial de la democracia, como el cuerpo humano es la forma esencial de nuestra vida, como la palabra humana es la forma esencial de nuestro pensamiento.[...] La Monarquía es una institución de tal manera injusta y absurda, que donde existe, sólo existe para conservar algún privilegio, para sostener alguna iniquidad.

Manifiesto al País del Comité Republicano de Madrid elegido en el mitín del Circo Price (redactado por Emilio Castelar)

No todos los demócratas se hicieron republicanos, algunos aceptaron la monarquía constitucional diseñada por los partidos que componen el gobierno provisional, los cimbrios . Los cimbrios son demócratas monárquicos, el ala derecha del Partido Democrático por lo que no entran en el Partido Republicano. Son partidarios de la monarquía constitucional porque creen que la sociedad española todavía no está madura para la república. Integrantes de esta corriente fueron Nicolás María Rivero (cofundador del Partido Democrático), Cristino Martos, Manuel Becerra, etc. Los cimbrios se integraron en las listas de unionistas y progresistas en las elecciones constituyentes. En 1869 finalmente se unieron con los progresistas dirigidos por Manuel Ruiz Zorrilla y el general Prim. 


Abrazados a los principios populares como aquellos antiguos cimbrios que combatían encadenados defendemos el sufragio universal y las libertades públicas, pero la forma monárquica es la forma que imponen con irresistible fuerza la consolidación de la libertad y las exigencias de la revolución.

Manifiesto de los demócratas cimbrios, 12 de noviembre de 1868 Cristino Martos, Manuel Becerra, Nicolás María Rivero Y Otros.


Guerra de los Diez años (1868-78) 


Céspedes
Presidente Cuba en Armas
(1869-73)
El 10 de octubre de 1868 estalló una insurrección independentista en la isla de Cuba encabezada por el terrateniente criollo Carlos Manuel de Céspedes que dio el Grito de Yara. Siguiendo el ejemplo de las juntas revolucionarias de la península, se publicó el Manifiesto de la Junta Revolucionaria de la Isla de Cuba en la que se exponían los agravios contra la metrópoli que justificaban la secesión: rechazo del sistema fiscal y de las trabas al libre comercio; mantenimiento de la esclavitud, nula capacidad de autogobierno por parte de los habitantes de la isla, etc. En 1869 crearon una constitución propia para Cuba.

En contra del Ejército Independentista Cubano el "partido peninsular o españolista" formado por grandes burgueses y propietarios españoles y criollos, contrarios al fin de la esclavitud y a la eliminación del proteccionismo. Se enfrentaron a los funcionarios liberales que enviaban los gobiernos del Sexenio Revolucionario, se opusieron a las conversaciones que inicio Prim con los independentistas y financiaron el golpe de Martínez Campos contra la Primera República.


Al levantarnos armados contra la opresión del tiránico gobierno español, manifestamos al mundo las causas que nos han obligado a dar este paso (…) España nos impone en nuestro territorio una fuerza armada que no lleva a otro objeto que hacernos doblar el cuello al yugo férreo que nos degrada.
Nuestros valiosos productos, mirados con ojeriza por las repúblicas de los pueblos mercantiles extranjeros (por los perjuicios) que provoca el sistema aduanero español para coartarles su comercio; si bien venden a grandes precios en los puertos de otras naciones, aquí el infeliz productor no alcanza siquiera para cubrir sus gastos…
Nosotros consagramos estos dos venerables principios: nosotros creemos que todos los hombres son iguales (…) admiramos el sufragio universal, que asegura la soberanía del pueblo; deseamos la emancipación gradual y bajo indemnización de la esclavitud, el libre cambio con las naciones (…) demandamos la religiosa observancia de los derechos imprescindibles del hombre, constituyéndonos en nación independiente, porque así cumple a la grandeza de nuestros futuros destinos y porque estamos seguros que bajo el cetro de España nunca gozaremos del franco ejercicio de nuestros derechos (…)

Manifiesto por la independencia de Cuba. Carlos Manuel de Céspedes (10 de octubre de 1868)


Constitución de 1869

Victoria de los progresistas en las cortes constituyentes, se aliaron a unionistas y cimbrios y elaboraron la constitución. Minorías importantes que tuvieron representación en la asamblea quedaron fuera: el Partido Republicano Federal (Pi i Margall, Figueras y Castelar), los partidarios del retorno de los Borbones (Cánovas del Castillo) y los carlistas (por primera vez se presentan a las elecciones).  Características de la constitución, la más democrática de todas: 
  • Soberanía nacional y lista de derechos individuales.
  • Sufragio universal masculino (mayores de 25 años)
  • Monarquía constitucional con división de poderes
    • El rey poder ejecutivo, pero limitado. Convocar cortes, disolverlas y nombrar ministros. Aparece el voto de censura contra el gobierno por parte de las cortes.
    • Pero el poder legislativo es de las Cortes.  Con dos cámaras, un Congreso (elección directa) y un Senado (elección indirecta) para la representación territorial (aunque únicamente miembros de la nobleza, ejército, Iglesia o administración)
    • Poder judicial independiente, oposiciones a jueces, aunque acaban siendo nombrados por el gobierno. 
  • Ayuntamientos y diputaciones también se eligen por sufragio universal directo. 
  • Libertad de enseñanza y de culto, pero se garantiza el sostenimiento de la Iglesia. 

“La Nación española, y en su nombre las Cortes Constituyentes, elegidas por sufragio universal, deseando afianzar la justicia, la libertad y la seguridad, y proveer al bien de cuantos vivan en España, decretan y sanciona la siguiente Constitución:
Título I: de los españoles y sus derechos.
Art. 2º. Ningún español ni extranjero podrá ser detenido ni preso sino por causa de delito.
Art. 3º. Todo detenido será puesto en libertad o entregado a la autoridad judicial dentro de las 24 horas siguientes al acto de la detención…
Art. 4º. Ningún español podrá ser preso sino en virtud de mandamiento del juez pertinente… 
Art. 16. Ningún español que se halle en el pleno goce de sus derechos civiles podrá ser
privado del derecho de votar en las elecciones de senadores, diputados a Cortes,
diputados provinciales y concejales
Art. 17º. Tampoco podrá ser privado ningún español:
Del derecho de emitir libremente sus ideas y opiniones...
Del derecho de reunirse pacíficamente.
Del derecho de asociarse...
Art. 21º. La Nación se obliga a mantener el culto y los ministros de la religión católica.
El ejercicio público o privado de cualquier otro culto queda garantizado a todos los extranjeros residentes en España, sin más limitaciones que las reglas universales de la moral y del derecho.
Si algunos españoles profesaren otra religión que la católica, es aplicable a los mismos todo lo dispuesto en el párrafo anterior.
Art. 32º. La soberanía reside esencialmente en la Nación, de la cual emanan todos los poderes...
Art. 34º. La potestad de hacer las leyes reside en las Cortes.
Art. 38º. Las Cortes se componen de dos Cuerpos Colegisladores, a saber: Senado y Congreso.
Art. 65º. El Congreso se compondrá de un Diputado al menos por cada 40000 almas de población, elegido con arreglo a la ley electoral.
Art. 66º. Para ser elegido Diputado se requiere ser español, mayor de edad y gozar de todos los derechos civiles...
Art. 93. Se establecerá el juicio por jurados...
Art. 108. Las Cortes Constituyentes reformarán el sistema actual del gobierno de las provincias de Ultramar, cuando hayan tomado asiento los diputados de Cuba y Puerto
Rico…

Constitución de 1869

Búsqueda de un nuevo rey

Juam Prim 
General y político
Luchó en la 1ª G. Carlista
Héroe 1ª G. Marruecos (1859-60)
Diputado progresista (1841-69)
Ministro (1868-70)
Preside. gob. (1869-70)

Se busca un monarca compatible con el nuevo sistema, es decir, de tradición democrática. Varios candidatos.
  • Isabel II abdicó en su hijo Alfonso pero se descarta a los borbones porque acaban de ser derrocados. 
  • Fernando II de Portugal. Había sido rey consorte, ahora reina su hijo. Posibilidad de unir las dos coronas peninsulares, primer candidato de Zorrilla. Pero rechaza la corona. 
  • Antonio María de Orleans, duque de Montpensier, hijo de Luis Felipe de Orleans (rey francés entre 1830-48 y casado con la infanta Luisa Fernanda de Borbón, hermana menor de Isabel II) había financiado el golpe de la revolución gloriosa. Pero se consideraba muy posicionado a favor de Serrano, además un duelo a muerte con su primo Enrique de Borbón (en el que falleció) supuso un gran desprestigio para su candidatura. 
  • La posibilidad de un candidato alemán Leopoldo de Hozenzollern (de la misma casa real que el Kaiser Guillermo II), primer candidato de Prim, pero es vetado por Francia. Su candidatura desencadena la guerra Franco prusiana que acaba con la derrota francesa y el fin del Segundo Imperio Francés.  
  • Amadeo de Saboya, hijo de Víctor Manuel II, padre de la unificación italiana, rey de Italia, y símbolo de la libertad política en Europa. Es el segundo candidato promocionado por el general Prim y Manuel Ruiz Zorrilla, pero el príncipe no acepta en un primer momento. 

¿Cómo surgió la candidatura del príncipe alemán, cuál fue su historia, ya que el tristísimo desenlace todo el mundo lo conoce? Sobre esto voy a decir lo que entonces supe, y nada más que lo que supe como ministro, y no lo que oí contar ó he podido leer como ciudadano independiente y lector aficionado a la Prensa y a los libros. Soy, pues, un testigo que declara en forma escueta los hechos, y nada más que los hechos que presenció. Y cuenta que no oculto nada, porque en rigor nada tengo que ocultar, y aun sin faltar a la discreción ni al secreto profesional, pude decir en el año 70 esto que voy dictando en el año 8 del siglo XX.
Para comprender bien lo que voy a referir, es forzoso que explique el estado de la Cámara, las pasiones que en ella se agitaban, los intereses en ardiente lucha que hacían del problema regio, llamémosle así, el eje alrededor del cual giraban los partidos y las fracciones de la Asamblea
Constituyente. Y sobre todo, es necesario que explique la situación especialísima, difícil y comprometida en que se encontraba el general Prim ante la Asamblea Constituyente y ante los partidos monárquicos. Y cuenta que no me refiero a nada que el general Prim me confiase; ni él era hombre que fácilmente se espontaneara, ni era natural que tuviese espontaneidades conmigo, que, al fin y al cabo, era nuevo en la política. Cito hechos y situaciones que eran de toda publicidad en aquella época, y que resultan evidentes con sólo recordar la composición de la Cámara.
Podía ésta dividirse en dos partes opuestas, irreconciliables y enemigas a muerte. Por una parte, los republicanos, casi todos federales, sin más que dos excepciones: el señor Ruano y el señor García Ruiz, que eran republicanos unitarios. Este gran grupo combatía a muerte, y por todos los medios, el de la fuerza inclusive, cualquier candidatura monárquica. El segundo grupo era el de los monárquicos. En éste se encontraba un pequeño grupo, dirigido por Cánovas del Castillo, cuyo candidato era don Alfonso; los demás monárquicos, se dividían en tres fracciones, que, unidas, habían realizado la Revolución de Septiembre. Que unidas, aunque con mucho trabajo y a fuerza de transacciones, habían elaborado la Constitución democrática de 1869; pero que, al llegar al magno problema de la elección de rey se dividían profundamente y se hacían la guerra con mas encono que el de los republicanos contra los monárquicos. Casi toda la Unión Liberal, que es una de las tres fracciones a que antes nos referíamos, tenía ya su candidatura, la tuvo antes de que la revolución estallase; su candidato era el duque de Montpensier; montpensierista era, como se decía entonces, el regente del reino; montpensierista era Topete, y aun entre los progresistas y los demócratas, afirmaba la murmuración que había algún montpensierista de fuerza y de valor.
El resto de los progresistas, casi en su totalidad, no tenía ningún candidato determinado, pero estaban dispuestos a recibir, con disciplina inquebrantable, al que don Juan Prim señalase. Y otro tanto puedo repetir del grupo democrático y economista que era la tercera de las fracciones a que antes me referí.
El general Prim era, pues, el arbitro de aquella situación. Arbitro indiscutible por su talento, por su energía, por sus grandes condiciones de hombre de Estado, y porque, además, era el dueño absoluto del Ejército y ocupaba el ministerio de la Guerra. Por convenio tácito, puede decirse, el general Prim estaba encargado, por ser presidente del Consejo, y, sobre todo, por ser quien era, de buscar un rey para el trono vacante. 

JOSÉ ECHEGARAY, Recuerdos


Reformas económicas de Figuerola

Laureano Figuerola
Diputado progresista (1854-56)
Ministro de Hacienda (1868-69)
Luego Partido Demócrata-Radical
La mala situación económica heredada llevó al gobierno provisional a tomar medidas económicas desde el primer momento
  • Ley de minas (68-71). Para conseguir recursos y reducir  la gran deuda pública se venden las explotaciones mineras a compañías extranjeras que hasta ese momento eran de la corona. Algunos hablan de "desamortización" del subsuelo. 
Del ministro de hacienda Laureano Figuerola
  • Unificación monetaria con la peseta de plata (octubre 68) que sustituye a las más de 90 monedas en uso en España hasta ese momento: de oro había escudos, ducados, castellanos, excelentes, de plata el real, de plata y cobre el real de Vellón, de cobre el marevedí, además había monedas regionales como el dinero en Valencia, Aragón y Cataluña. El problema es que continuamente variaba el valor de cambio de esas monedas entre sí según las variaciones en la cantidad de metal y en su peso. Aunque la denominación "peseta" se había usado para monedas desde el siglo XVIII, ahora se convierte en la única legal y se regula su aleación y peso.
    • Se divide en 100 céntimos, popularmente: 
      • Duro (cinco pesetas)
      • Dos reales (50 céntimos)
      • Perra gorda (por león que parece un perro, 10 céntimos)
      • Perra chica (por el león, 5 céntimos)
    • En un primer momento era convertible en plata, pero la depreciación de la plata que contenía lo hizo imposible. Desde 1874 se emiten billetes y como será una práctica abusiva, la devaluación de la moneda será continua. 
  • Arancel Figuerola (69): rebaja de los aranceles y fin del proteccionismo. Oposición de burguesía textil y grandes propietarios agrícolas (por los cereales) 
  • Intento de sustitución del impuesto de los consumos (indirecto e impopular) por otro que tendría que haber sido proporcional a la riqueza y los bienes, pero por falta de medios no se consiguió por lo que volvió el de consumos. 
A pesar de estas reformas el incremento de los gastos por las guerras (Cuba y Carlista) no se consiguió solucionar el problema de deuda pública.

El triunfo de la revolución iniciada en el glorioso alzamiento de Cádiz hace indispensable una medida de grandísima importancia: la reacuñación de la moneda. (…) Pero al reacuñar la moneda, puesto que han de hacerse los gastos necesarios para este objeto, parece ocasión oportuna de realizar la reforma del sistema monetario, ajustando este a las bases adoptadas en el convenio internacional de 23 de diciembre de 1865 por Francia, Bélgica, Italia y Suiza. (…) España no entra, sin embargo, a formar desde luego parte de la unión monetaria establecida por las cuatro naciones indicadas, ni se somete a las obligaciones del referido convenio; conservando su libertad de acción para todo lo que no se determina de un modo expreso en el presente decreto (…). Todo lo que facilita el comercio y las relaciones entre los pueblos, constituye un inmenso beneficio, porque fecunda los gérmenes de la riqueza, levanta la condición del ciudadano, y afirma la civilización y la libertad. Adoptando los tipos monetarios del convenio internacional, España abre los brazos a sus hermanas de Europa, y da una nueva y clara muestra de la resolución inquebrantable con que quiere unirse a ellas, para entrar en el congreso de las naciones libres, de que por tanto tiempo la han tenido alejada, contrariando su natural inclinación, los desaciertos políticos y el empirismo rutinario de sus gobiernos.
Por todas estas consideraciones, y en uso de las facultades que me competen, como individuo y Ministro de Hacienda, vengo en decretar lo siguiente:
Artículo l. En todos los dominios españoles la unidad monetaria será la peseta, moneda efectiva equivalente a 100 céntimos.
Artículo 2. Se acuñarán monedas de oro de 100, 50, 20, 10 y 5 pesetas.
Artículo 3. Asimismo se acuñarán monedas de plata de 5 pesetas].
Artículo 4. También se acuñarán monedas de dos pesetas, una peseta, 50 céntimos y 20 céntimos.
 Artículo 5. Se acuñarán monedas de bronce de 10, 5, 2 y un céntimos].

Reforma del sistema monetario. 19 de octubre de 1868

Pérdida de apoyos populares

Impopularidad y desilusión de las clases populares (clase baja), ya que de las tres demandas a las que aspiraban y que proclamaron durante la revolución gloriosa únicamente obtuvieron una: la del sufragio universal masculino, pero no: 
  • No se eliminaron las quintas. Como consecuencia de la Guerra de Cuba, el gobierno provisional no pudo cumplir con su promesa electoral de eliminar las quintas y profesionalizar el ejército. Impopularidad de los progresistas por no cumplir con su promesa electoral.   
  •  La vuelta del impuesto de consumos, por la falta de recursos de los ayuntamientos y la incapacidad de Figuerola de encontrar una alternativa eficaz. 

Organización del movimiento obrero

Anselmo Lorenzo
Líder FRE (1870-81)
Cofundador CNT (1910)
  • En 1868 Giuseppe Fanelli  (socialista de tipo anarquista o libertario) llegó a Barcelona y colaboró en la creación de la FRE (Federación de la Región Española). En ella se agrupan los numerosos sindicatos que ya existían. En Madrid se reúne con el toledano Anselmo Lorenzo, que se convirtió en uno de los líderes destacados de la FRE. Durante los años siguientes la FRE se va extendiendo a otras ciudades como Madrid, Bilbao, Valencia, Zaragoza y otras más pequeñas, pero el 80% eran catalanes. Un año después, en 1869 contaba con 200 sindicatos y 15.000 afiliados que iniciaron la publicación de numerosos boletines. En un primer momento la corriente dominante es la anarquista/libertaria. 
  • 1870Primer congreso de la FRE en Barcelona, fundación oficial como sección española de la I Internacional de trabajadores. Se fija la sede en Madrid, pero el 80% de sus afiliados son de Barcelona. Propuestas de mejora de las condiciones de vida de los trabajadores, usando la huelga como instrumento. Plan de expansión a más ciudades. 
  • 1871
    • La Comuna de París de marzo a mayo, primera experiencia de gobierno socialista de la historia. El miedo llega a España y comienza la persecución a los miembros de la FRE
    • Ese mismo año en el Congreso de Londres de la I Internacional, Anselmo Lorenzo representa a la FRE y defiende las tesis anarquistas contra los marxistas. 
    • Llega Paul Lafargue a Madrid (cuñado de Marx y marxista) iniciando la corriente marxista en España. 


      Monarquía de Amadeo I de Saboya (70-73)

      Amadeo I Saboya
      Rey 1870-73

      Tras la guerra francoprusiana el rey de Italia convence a su hijo para que acepte la corona de España. Las Cortes españolas eligen como rey al príncipe Amadeo de Saboya . Si embargo desde el primer momento tendrá problemas que lo harán sentir incómodo: 
      • Su valedor, el general Prim, muere asesinado antes de que Amadeo llegue a España. El asesinato fue promovido por Antonio de Orleans, por los peninsulares cubanos, o por ambos. Amadeo no se entiende con los otros políticos. Además la nobleza lo rechaza, es borbónica (alfonsina o carlista) y le hacen vacío. Borbónicos y republicanos se burlan de sus frecuentes infidelidades. 
      • Varios frentes de oposición que se suman a la guerra de Cuba que ya existía: 
        • Tercera Guerra Carlista, alzamiento militar de los carlistas aprovechando la impopularidad del nuevo monarca. 3ª Guerra Carlista (1872–1876). Carlos estableció su corte en Estella (Navarra), tomó el nombre de Carlos VII y llegó a dominar Navarra y Vascongadas. No serán derrotados hasta la Restauración de Alfonso XII, en 1876.
        • Conspiraciones de los alfonsinos, que cuentan con el apoyo de la nobleza, los antiguos moderados y la Iglesia.
        • Oposición de la Iglesia, que no podía aceptar la libertad de culto y a un monarca de una una casa real que tenía recluido al Papa en el Vaticano. 
        • Movimiento obrero. la FRE siguió aumentando hasta llegar a los 50.000 afiliados en el 74, a pesar de:
          • Represión. La revolución de la comuna de París, asustó a los gobiernos de Amadeo, por lo que iniciaron la persecución a la FRE, prohibieron las reuniones y las huelgas y arrestaron a sus dirigentes. El consejo federal de la FRE se traslada a Lisboa. 
          • División del movimiento obrero. En el congreso de Zaragoza (1872) el FRE se divide al igual que el Europeo, entre anarquistas (Cataluña y Andalucía) y los marxistas (la federación madrileña de Pablo Iglesias), que son expulsados por ser minoría. 
        • Revueltas republicanas que se alían a los movimientos campesinos y obreros de la FRE (levantamiento republicano de El Ferrol). Aprovechando la libertad de asociación, el movimiento obrero se organiza y se moviliza en contra de los gobiernos liberales porque su situación se mantiene o empeora.  
        Manuel Ruiz Zorrilla
        Dirigente P. Progresista
        Pacto de Ostende
        Ministro 1868-70
        Jefe gob. 1871-72
        Republicano desde 75
        • Inestabilidad política, principal causa del fin del reinado. Siete gobiernos cortos con Serrano, Sagasta y Zorrilla  y convocatoria de tres elecciones. Ruptura de la alianza progresista/ unionista/ cimbrios por luchas políticas entre Zorrilla y Sagasta. A la muerte de Prim (1871) el Partido Progresista se divide con el fin de crear un sistema bipartidista: 
          • Partido Constitucional sería el ala derecha, se unen a los unionistas. Con Serrano (antiguo líder Unión liberal), y Sagasta (antiguo progresista), etc.  
              • Partido Democrático Radical. La mayoría del antiguo Partido Progresista, el ala izquierda. Estos habían integrado a los cimbrios en sus filas, rebautizando el partido como. Dirigido por Manuel Ruiz Zorrilla y Cristino Martos (antiguo cimbrio). Según algunas fuentes se fundó en el 69, pero actúa con ese nombre desde el 71.




                
              Dos años largos ha que ciño la Corona de España, y la España vive en constante lucha, viendo cada día más lejana la era de paz y de ventura que tan ardientemente anhelo. Si fuesen extranjeros los enemigos de su dicha, entonces, al frente de estos soldados tan valientes como sufridos, sería el primero en combatirlos; pero todos los que con la espada, con la pluma, con la palabra, agravan y perpetúan los males de la Nación son españoles, todos invocan el dulce nombre de la patria, todos pelean y se agitan por su bien, y entre el fragor del combate, entre el confuso, atronador y contradictorio clamor de los partidos, entre tantas y tan opuestas manifestaciones de la opinión pública, es imposible atinar cuál es la verdadera (…) nadie achacará a flaqueza de mi ánimo esta resolución. No habría peligro que me moviera a desceñirme la corona si creyera que la llevaba en mis sienes para bien de los españoles (…).
                
              Discurso de renuncia de Amadeo de Saboya. 11 de febrero de 1873

              Proclamación de la Primera República (73-75)

              Amadeo cada vez estaba más incómodo en el trono: el rechazo de la nobleza española, la falta de políticos en los que apoyarse incluso un atentado contra su vida. La gota que colmó el vaso fue la crisis del cuerpo de artillería. Zorrilla reformó el cuerpo de artillería después de decirle al rey le dijo que no lo haría. Amadeo se sintió engañado por el que se consideraba hombre de confianza. Sin nadie en quien confiar Amadeo decidió abdicar el 11 de febrero de 1873 y volvió a Italia. Ruiz Zorrilla no pudo convencerle de que cambiara de opinión. Aunque las cortes eran mayoritariamente monárquicas, al no existir candidato alternativo, no tuvieron otra opción que la de apoyar la instauración de la república. 

              Señores diputados:
              Aquí, el partido republicano reivindica la gloria que sería haber destruido la monarquía; no os echéis en cara la responsabilidad de este momento supremo. No; nadie ha matado. Yo, que tanto he contribuido a que llegase este momento, debo decir que no siento, no, en mi conciencia, mérito alguno de haber concluido con la monarquía. La monarquía ha muerto sin que nadie, absolutamente nadie, haya contribuido a ello, más que la Providencia. Señores: con Fernando VII murió la monarquía tradicional; con la fuga de Isabel II, la monarquía parlamentaria, y con la renuncia de Amadeo, nadie ha acabado con ella. Ha muerto por sí misma. Nadie trae la República; la traen las circunstancias; la trae una conspiración de la Sociedad, de la Naturaleza, de la Historia. Señores: saludémosla, como el sol que se levanta pro su propia fuerza en el cielo de nuestra patria".

              Discurso de Emilio Castelar en la Cámara de Diputados el 11 de febrero de 1873

              Pero la opción republicana se enfrentó a varios problemas de origen: 
              • Carencia de respaldo. Los republicanos carecían de respaldo social (partido no mayoritario en  ese momento) y de respaldo institucional (altos funcionarios contrarios a la república) y rechazo de la oligarquía.  Se eligió la opción republicana porque no había alternativa. 
              • División de los republicanos federales en tres corrientes:
                • Unitarios empezaron siendo federales, pero el desorden político les hizo evolucionar hacia posiciones centralistas. Entre los defensores de esta posición están Estanislao Figueras (burguesía de Barcelona) o Emilio Castelar (nació accidentalmente en Cádiz, se crio en Elda y estudió en Alicante). 
                • Federales partidarios de la descentralización.  Sus modelos es la Suiza cantonalista y los EEUU federealistas, los dos únicos países que reconocieron a la I República. División de los republicanos federales. La experiencia de la Comuna de París (1871), había dividido a los federales en dos tendencias:
                  • Los legales que defienden una descentralización regulada desde arriba a partir de una Constitución y siguiendo cauces legales. Son miembros de esta corriente  Pi y Margall o Nicolás Salmerón (burguesía liberal de Almería, nació en Alhama de Almería)
                  • Los intransigentes que defienden una descentralización desde abajo influidos por las ideas del socialismo utópico de la I Internacional y la experiencia de la Comuna. Sin un líder claro pero algunos dirigentes populares como el general Juan Contreras y Román o  José María Orense (un cofundador del Partido Democrático) .  Este grupo actúa conjuntamente con los miembros de la AIT, con los que coinciden ideológicamente en el federalismo. 
              Durante todo el periodo seguirá vigente la constitución del 69, ya que no llegó a aplicarse la constitución republicana. Varios gobiernos: 4 durante el 73, en muy poco tiempo, ya que ninguno tuvo poder para aplicar las reformas que les había llevado al poder debido al gran déficit del Estado que hacía imposible tener recursos para invertir en ninguna reforma. Lo poco que se ingresaba se usaba para pagar a los militares que estaban luchando contra los carlistas y contra los independentistas cubanos. 

              Queremos los federales en el orden humano: Libres de pensamiento, la conciencia, los cultos; respeto a todas las religiones, preferencia ni privilegio a ninguna; suprimidas las obligaciones del culto y del clero; dotados los sacerdotes de todas las iglesias de los mismos derechos que los demás ciudadanos, atenidos a los mismos deberes y sujetos a la misma jurisdicción y las mismas leyes; civiles el matrimonio, el registro y el cementerio.
              Garantizados la vida y el trabajo; inviolables la personalidad, el domicilio y la correspondencia; abolida la pena de muerte; perseguida sin piedad la vagancia.
              Queremos en el orden político: la voluntad del pueblo como el único origen legítimo del poder público; los tres poderes limitados. El sufragio universal; las leyes fundamentales, sometidas a la sanción del pueblo. La República por forma de gobierno; la Federación por sistema. La Nación dividida en Regiones, y las Regiones en Municipalidades; las municipalidades y las regiones autónomas a par de la Nación en todo lo que a su vida interior corresponda (…).
              Los estados regionales, que han de tener a su cargo el régimen de la vida regional en lo político, lo económico y lo administrativo (…) la garantía y la defensa de la libertad y el orden(…) la organización de las milicias regionales, subordinadas al estado central solo en caso de guerra con el extranjero (…) la imposición y la cobranza de los tributos (…).
                
              Programa del Partido Republicano Federal

              Grande es el ministerio que vais a desempeñar y la obra que vais a cumplir en nuestra historia. Vais a sustituir el Gobierno de casta y de familia por el Gobierno de todos; el Gobierno del privilegio por el Gobierno del derecho. Vais a fundar esas autonomías de los organismos políticos que dan a la vida social toda la variedad de la naturaleza. Vais a oponer a los antiguos poderes, sagrados, teológicos, seculares, irresponsables, los poderes amovibles [que pueden ser sustituidos] y responsables que piden y necesitan las grandes democracias. Vais a confirmar esos derechos que son la señal más espléndida de la dignidad de nuestra naturaleza y la conquista más preciosa de la Revolución de septiembre. […]

              Procuremos con verdadero espíritu político arraigar esta libertad de conciencia, esta libertad de enseñanza, por las cuales todas las ideas progresivas se formulan, y esta libertad de reunión, y esta libertad de asociación, por las cuales todas las ideas progresivas se difunden; y este sufragio universal por cuya virtud todas las ideas progresivas se realizan; y esta forma de Gobierno, que llama a todos los ciudadanos a participar igualmente del poder. […]

              Puesto que España va ser la República, la libertad, la democracia, que sea por lo mismo un grande ejemplo moral y una grande fuerza material en el mundo, para iluminar con sus ideas y para imponer el debido respeto a su autoridad y su soberanía.

              Discurso de Figueras en junio de 1873

              Primera etapa con Figueras 

              Estanislao Figueras
              Part. Progrista
              Dipu. Part. Demócrata (1855)
              Part. Repu. Federal
              Presidente 1ª Rep. 1873

              Estanislao Figueras es el presidente de la República de febrero a junio.  Forma gobiernos moderados buscando la alianza con los radicales (antiguos progresistas ahora rebautizados como demócratas) lo que le genera rechazo desde la izquierda.
              • A la guerra carlista y la guerra de Cuba se suman varios movimientos de oposición populares demandando fin del impuesto de consumos, el fin de las quintas y mejoras laborales: 
                • Sublevaciones campesinas en Andalucía
                • Sublevaciones obreras en Cataluña
                • Sublevaciones de los republicanos federales en varias ciudades, formando juntas revolucionarias
                Pero los grupos moderados le fueron retirando el apoyo al estar en contra del federalismo de sus compañeros de partido. En abril soldados de ideología radical (antiguos progresistas) se sublevan en Madrid, aunque esta sublevación se reprime se corre la voz de que el gobierno va a ceder y va a reinstaurar la monarquía, así que se sublevan de los republicanos federales en Madrid y toman las calles (1). Desde ese momento los dirigentes del partido radical y del constitucional se exilian. 

                En las elecciones de mayo triunfa el Partido Republicano Federal (aunque con una altísima abstención) y sale reforzada la tesis federal opuesta a la Figueras. Temiendo por su vida (le amenazan los republicanos intransigentes) y viendo que no cuenta con el apoyo su propio partido decide abandonar.  Se dice que en la última reunión de gobierno dice: «Señores, voy a serles franco: estoy hasta los cojones de todos nosotros» y se exilia a Francia. Aunque no he podido acreditar la veracidad de esta anécdota. 

                Y estoy en que la República tiene bastante fuerza para desconcertar las maquinaciones de todos sus enemigos, pero con una condición: con la de que no perdamos el tiempo en cuestiones esté­riles; de que no nos dividamos... de que aceleremos la Constitución de la República española.
                Antes de venir al Parlamento había presumido que el partido republicano se dividiría en fracciones, pero no pude jamás calcular que se dividiera antes de que se discutieran las altas cuestiones políticas o económicas...
                Tenemos, señores Diputados, una verdadera guerra civil: la tenemos en las provincias del Norte y de Oriente, y aunque de menor importancia, en algunas provincias del Centro (1)... La primera necesidad, la más universalmente sentida es poner término a esa guerra... ¿Qué debemos hacer para conseguirlo? Ante todo, contener la indisciplina del ejército... »
                (1) Se refiere a las provincias vascongadas y Navarra, bastiones principales de la guerra carlista. La tercera gue­rra carlista, conflicto iniciado en 1872, a la altura de 1873 se había extendido al interior de Cataluña y el Maestrazgo. Incluso algunas partidas carlistas operaban en Galicia, Castilla y Andalucía, convirtiéndose en una auténtica guerra civil que se alargaría hasta 1876.

                Exposición del programa gobierno de Pi y Margall, 13 de junio de 1873

                  Francisco Pi y Margall
                  Part. Demócrata
                  Part. Repu. Federal
                  Diputado 1869-74 
                  Presidente 1ª Rep. 1873
                  Diputado 1886-1901 
                  República federal con Pi y Margall

                  Un parlamento con mayoría de republicanos federales elige a Pi y Margall nuevo presidente en junio. Pero en ese momento los republicanos federales no se ponen de acuerdo en la forma de instaurar una república federal y se dividen en dos facciones: los legales y los intransigentes.
                  • Leyes para aumentar los derechos laborales. 24 de julio de 1873, pero no tienen tiempo para poder aplicarse. 
                    • Se prohíbe trabajar a los niños menores de 10 años.
                    • Los jóvenes de 14 a 17 años trabajarían como máximo 8 horas diarias. 
                    • Las fábricas con más de 80 trabajadores debían crear y sostener una escuela de primeras letras, a la que acudirían los hijos/as de los obreros.
                    • Jurados mixtos obreros/patronos para resolver los conflictos. 
                  • Constitución de 1873 que no llegó a aplicarse, funcionó la del 69.  Encargada por Pi y Margall y redactada por Emilio Castelar pretendía contentar a los intransigentes y desactivar las sublevaciones republicanas. Era parecida a la del 69 (sufragio universal, doble cámara) con algunas diferencias:
                    • Se mantiene la soberanía nacional única pero se divide el Estado en 17 estados federales cada uno con sus competencias y otras de exclusividad de la "federación" (gobierno central). Incluso podrían elaborar sus propias constituciones (lo que hoy llamamos estatuto de la comunidad). Dos de ellos ultramarinos: Cuba y Puerto Rico. Está inspirado en la federación de EEUU. 
                    • Abolición de la esclavitud en las colonias y de las quintas. No llegó a aplicarse en Cuba, sí en Puerto Rico.  

                  Artículo 1. Componen la Nación española los Estados de Andalucía Alta, Andalucía Baja, Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Castilla la Nueva, Castilla la Vieja, Cataluña, Cuba, Extremadura, Galicia, Murcia, Navarra, Puerto Rico, Valencia, Regiones Vascongadas. Los Estados podrán conservar las actuales provincias o modificarlas según sus necesidades territoriales.
                  Artículo 2. Las islas Filipinas, de Femando Poo, Annobón, Corisco, y los establecimientos de Africa componen territorios que, a medida de sus progresos, se elevarán a Estados por los poderes públicos.
                  Artículo 39. La forma de gobierno de la Nación española es la República federal.
                  Artículo 40. En la organización política de la Nación española todo lo individual es de la pura competencia del individuo; todo lo municipal es del Municipio; todo lo regional es del Estado, y todo lo nacional de la Federación.
                  Artículo 42. La soberanía reside en todos los ciudadanos, y se ejerce en representación suya por los organismos políticos de la República constituida por medio de sufragio universal.
                  Artículo 43. Estos organismos son: El Municipio. El Estado regional. El Estado federal o Nación. La soberanía de cada organismo reconoce por límites los derechos de la personalidad humana.
                  (...)
                  Toda persona encuentra asegurados en la República, sin que ningún poder tenga facultades para cohibirlos, ni ley ninguna autoridad para mermarlos, todos los derechos naturales.
                  1.° El derecho a la vida, y a la seguridad, y a la dignidad de la vida.
                  2.° El derecho al libre ejercicio de su pensamiento y a la libre expresión de su conciencia.
                  3.° El derecho a la difusión de sus ideas por medio de la enseñanza.
                  4.º El derecho de reunión y de asociación pacíficas.
                  5.° La libertad del trabajo, de la industria, del comercio interior, del crédito.
                  6.° El derecho de propiedad, sin facultad de vinculación ni amortización.
                  7.° La igualdad ante la ley.
                  8.° El derecho a ser jurado y ser juzgado por los Jurados (...).
                  Estos derechos son anteriores y superiores a toda legislación positiva.
                  (...)
                  Art. 92. Los Estados tienen completa autonomía económico- administrativa y toda la autonomía política compatible con la existencia de la Nación.
                  Art. 93. Los Estados tienen la facultad de darse una Constitución política que no podrá en ningún caso contradecir a la presente Constitución.
                  Art. 96. Los Estados regirán su política propia, su industria, su hacienda, sus obras públicas, sus caminos regionales, su beneficencia, sus instrucción y todos los asuntos civiles y sociales que no hayan sido por esta Constitución remitidos al Poder federal.

                  Proyecto de Constitución de 1873

                    • Distanciamiento de Pi y Margall con los federales intransigentes, ya que no propuso el fin del impuesto de consumos por la necesidad de aumentar los ingresos ni tampoco propuso el fin de las quintas más bien al contrario. Para acabar con la guerra carlista propuso medidas para reforzar el poder del ejército. Los federales intransigentes consideraron esto un primer paso hacia la dictadura y acusaron de traidor a Pi y Margall. Entonces reclamaron la sublevación de los cantones con el fin de establecer la república federal de abajo a arriba. Querían hacer una revolución cantonal en Madrid como la Comuna de París, pero como vieron que les faltaba apoyo se trasladaron a Cartagena. 
                    • Revolución cantonal. Las juntas locales proclamaron repúblicas independientes de ámbito local  y territorial siguiendo la idea de los liberales y los anarquistas de poder de abajo a arriba. 
                      • En Levante Castellón, Valencia, Alicante, Alcoy, Torrevieja, Cartagena, Murcia, Jumilla; y en Andalucía:  Jaén, Bailén, Andújar, Granada, Loja, Málaga. Algeciras, Tarifa, Cádiz, Sevilla, Utrera, Córdoba, Coria. Algunos puntos aislados en el interior del país (Salamanca, Toro, Toledo, Ávila). No afectó a Asturias, ni al País Vasco–Navarro ni a  Cataluña donde domina el movimiento carlista.
                      • Toman medidas muy revolucionarias, como grandes multas a los ricos (Cantón de Granada) ejecutan a alcaldes liberales y queman máquinas (Cantón de Alcoy) confiscan tierras a los terratenientes y los reparten a los campesinos (Cantón de Cartagena) 
                      • Los obreros y los anarquistas se unen a los movimientos revolucionarios y republicanos de los cantones. Pero como los republicanos rechazan los cambios económicos y laborales, se desilusionan y los abandonan. Desde entonces, el movimiento obrero se separa de la ideología republicana. A pesar de ello también sufren persecución. Se ilegalizan las asociaciones obreras desde 1874 hasta 1881.
                      • Los anarquistas de al FRE-AIT unicamente encabezan el cantón de Alcoy precisamente contra un alcalde republicano federal. "La revolució del petroli": duro solo 3 días y fue la primera revolución obrera. Empieza como una huelga, luego una manifestación que toma el poder: aumento salarios, reducción horario laboral, redistribución riqueza. No hay resistencia al ejército, pero luego dura represión. 
                    • Pi y Margall solo quiere negociar y se niega a reprimir los cantones, pero la situación no se soluciona, al contrario se agrava y las sublevaciones cantonalista se extiende. Así que fue en julio fue sustituido por otro republicano federalista dispuesto a usar la fuerza: Nicolás Salmerón. La represión de Salmerón significó la ruptura entre el movimiento republicano y el movimiento obrero que se había adherido al movimiento cantonalista. 

                    Junta Soberana (del Cantón de Cartagena) (…), interpretando las aspiraciones del pueblo de Cartagena, ha estimado conveniente establecer:
                    1º La instrucción gratuita, obligatoria, elemental, con responsabilidad personal de los jefes de familia y colectividades encargados de la educación de la infancia (…).
                    4º Queda terminantemente prohibida, bajo la más estricta responsabilidad de los profesores y encargados de los colegios (…) la enseñanza en los mismos dogmas, ni religión positiva, debiendo atenerse para la moral en los principios de la ciencia y de los deberes sociales (…).
                    Considerando que las iglesias han sido constituidas con los intereses colectivos del pueblo y que por tanto no pueden ser propiedad exclusiva de una asociación particular (…). Esta Junta Soberana de salvación acuerda:
                    Quedan confiscados todos los bienes que pertenezcan a las asociaciones religiosas, que pasan desde luego a la propiedad colectiva del Cantón (…).
                    Considerando que la propiedad es uno de los derechos más legítimos del hombre, siempre que sea resultado indispensable de su trabajo. (…)
                    1º Quedan confiscados y declarados propiedad colectiva del Cantón todos los bienes (…) que disfruten sus actuales dueños por herencia y con origen de gracia y donación real, tales como vinculaciones, mayorazgos, capellanías (…)

                    Proclama del cantón de Cartagena, 1 de octubre de 1873

                    La nación jumillana desea vivir en paz con todas las naciones vecinas y, sobre todo, con la nación murciana, su vecina; pero si la nación murciana se atreve a desconocer su autonomía y a traspasar sus fronteras, Jumilla se defenderá, como los héroes del Dos de Mayo, y triunfará en la demanda, resuelta completamente a llegar en sus justísimos desquites, hasta Murcia, y a no dejar en Murcia piedra sobre piedra.

                    Proclamación cantonalista que hizo del Ayuntamiento de Jumilla (Murcia) en 1873

                      República federal con Nicolás Salmerón

                        Nicolás Salmerón
                        Part. Democratico
                        Part. Republicano federal
                        Presidente Rep. 1873
                        Pres. del Congreso 1873
                        Dipu. Unión Republicana (1903-10)
                      Nicolás Salmerón fue presidente de la república entre julio y septiembre. Ordenó la represión militar de los cantones lo que significó la el desprestigio del partido republicano federal entre muchos de sus seguidores y la ruptura entre el movimiento republicano y el movimiento obrero que se había adherido al movimiento cantonalista.
                      • Salmerón manda al ejército contra los cantones: 
                        • General Pavía somete a los cantones andaluces
                        • General Martínez Campos somete a los cantones levantinos. Cartagena, dirigida por el general Juan Contreras y Málaga, resisten. 
                        • Salmerón se enfrenta a los generales encabezados por el general Pavía y se niega a traspasarles el poder judicial. Los generales quieren procesar a sublevados cantonalistas con tribunales militares y no civiles para poder condenarles a penas de muerte. Finalmente el Congreso le dio la razón a los militares y les concedió la jurisdicción para juzgar a los cantonalistas. Entonces Salmerón dimitió por problemas de conciencia.  

                              República unitaria con Emilio Castelar

                              Emilio Castelar
                              Part. Democrático
                              Part. Republicano Federal
                              Diput.1869-74 Preside.1ª Rep. 1873 
                              Part. Democrático Posibilista(1876-93)
                              Diputado 1876-1893
                              Emilio Castelar es presidente de la república desde septiembre hasta enero de 1874.
                              • Firma las condenas de muerte de los cantonalistas. Se conquista Cartagena y Málaga. 
                              • Giro a la derecha para acercarse a los radicales (antiguos progresistas) y a los constitucionales (antiguos unionistas).  Refuerza al ejército (aumenta reclutamiento). Autoritarismo, disuelve las cortes y gobierna por decreto. Acusa a los cantonalistas de "separatistas", aún no existe el nacionalismo. 
                              • En enero reabrió las Cortes. Como la represión había sido muy dura se prevé que en las nuevas elecciones ganen claramente los republicanos federalistas contrarios a los unionistas. Para evitar la vuelta de los federalistas al poder se produce el golpe de Estado del general Pavía que ocupa el Congreso con la Guardia Civil. No hay ninguna resistencia ni institucional ni popular, ya que el movimiento obrero se había separado definitivamente del partido republicano federal. 

                              República presidencialista con Serrano


                              General Manuel Pavía
                              Sublevación cantonalista (1873-74)
                              Golpe de Pavía (1874)
                              El Pavía nombra presidente de la república al prestigioso general Serrano y seguirá en el puesto de enero a diciembre. Oficialmente aun era un sistema republicano, pero sigue vigente la constitución del 69 y el general Serrano disuelve las Cortes y gobierna por decreto con los constitucionalistas (antiguos unionistas) y los radicales (antiguos progresistas). Por lo tanto esta república presidencialista será en la práctica una dictadura. 
                              • Ilegaliza la I Internacional y persigue a los republicanos intransigentes
                              • Refuerza al ejército para luchar contra los carlistas y rompe del cerco de Bilbao, dejándoles prácticamente derrotados. 
                              • Cánovas del Castillo funda el Partido (liberal) Conservador, donde aglutina a antiguos liberales moderados, radicales (antiguos progresistas) y a constitucionalistas (antiguos unionistas). 
                              • Manifiesto de Sandhurst, 1 diciembre de 1874, Alfonso publica el  redactado por Cánovas del Castillo. Se proclama un monarca liberal y católico al mismo tiempo.  

                              El 29 diciembre se produce el pronunciamiento de Martínez Campos en Sagunto y proclamación de Alfonso como rey.
                              • Cánovas , artífice de la segunda restauración, formó un gobierno provisional. El partido alfonsino se convertirá en Partido Conservador y aglutinó a los antiguos liberales moderados. 
                              • Sagasta, último jefe de gobierno con Serrano (finales del 74), aglutinó a los radicales y a los constitucionales (antiguos liberales progresistas y unionistas) hacia un nuevo partido, el Partido Liberal (Fusionista) 
                                  General Martínez Campos
                                  Sublevación cantonalista (1873-74)
                                  Pronunciamiento de Sagunto (1874)
                                  Fin de la III guerra carlista (1972-76)
                                  Fin de la guerra de los 10 años (1978)
                                  Gobernador de Cuba (1878-79)
                                  Jefe de gobierno (1879)
                                  Revuelta de Jerez (1893)
                                  Guerra de Margallo (1893-94) 
                                En enero de 1875, Alfonso entró triunfalmente en España por Barcelona.  Consecuencias del fin del sexenio democrático:
                                • Desilusión de los campesinos y obreros  y desvinculación con los republicanos a los que habían apoyado al principio. Hay que tener presente que los dirigentes republicanos federales eran miembros de la pequeña burguesía y de profesiones liberales (profesores, periodistas, abogados, etc.) de clase media que defendían el federalismo a nivel teórico y pensando en el autogobierno local. Por eso cuando las clases bajas intentaron aplicarlo en la práctica y lo extendieron a la economía, se asustaron y se opusieron.        
                                • Los militares, que hasta ese momento habían intervenido en sentido de propiciar reformas progresistas, en lo sucesivo se volverán conservadores por su miedo a los movimientos separatistas. 
                                • La fracaso cantonalista significó el desprestigio del federalismo y el fracaso carlista en Cataluña y vascongadas significó el desprestigio del tradicionalismo fuerista. Por ello a final en las décadas siguientes apareció una nueva ideología: el nacionalismo periférico o fraccionario en Cataluña y en Vizcaya.  

                                Madrid 19 de febrero de 1873
                                Mi querido Engels:
                                La proclamación de la República no ha sido para mí un hecho inesperado; hace tiempo que lo había anunciado como un resultado natural de la falsa situación de Amadeo frente a los partidos liberales y sobre todo de la evolución operada en el seno del partido republicano español... La república española es el resultado de una coalición entre los diferentes partidos liberales de la burguesía... Esto le explicará cómo el cambio se ha hecho de una manera tan tran­quila... Pero aún no hemos llegado al final; los cuatro republicanos que han aceptado carteras (Figueras, Pi, Salmerón y Castelar) son gente honesta, pero no están a la altura de la situación; tienen que gobernar con una mayoría parla­mentaria que no está de acuerdo con ellos en la mayor parte de las cosas prácticas... De otro lado, la parte popular del republicanismo, que está dirigida por los intransigentes, se agita y pide -no reformas- sino puestos para sus jefes...
                                El momento, como ve, no puede ser favorable para nosotros. Si los intransigentes se pelean con el gobierno, inten­tarán hacer una revolución que llamarán social...; si, por el contrario, los jefes de los intransigentes obtienen puestos, el elemento popular que ellos dirigen por fin verá claro y se separará definitivamente del partido republicano, para venir ' a nosotros. ¡Qué magnífica ocasión para fundar el partido obrero en España!...
                                Salude de mi parte a Marx, Lafargue y su familia.

                                Fracaso de la Primera República según un marxista. Correspondencia entre José Mesa y Federico Engels.



                                Notas al pie 







                                  Otra versión, resumen del profesor Juan José Mora Rentero y sus compañeros del instituto Dolmen del Soto en Trigueros (Huelva). Pulsa abajo para descargar en pdf: IR AL TEMA DESARROLLADO EN PDF POR EL PROFESOR J.M. Mora Rentero



                                  ...
                                  Presentación de diapositivas





                                  ..

                                  Documentales sobre este tema 

                                  http://2.bp.blogspot.com/-Ll9vy8R5p9I/UXbCfURN7hI/AAAAAAAAHBU/iB04MkVGAlY/s1600/tv2.png

                                     

                                  ...

                                  ...

                                  Preguntas para desarrollar los contenidos

                                  Que se corresponden con los estándares de aprendizaje Ministerio Educación español.
                                  1.  Especifica las causas y consecuencias de las dos primeras guerras carlistas. Representa una línea del tiempo desde 1833 hasta 1874, situando en ella los principales acontecimientos históricos.
                                  2. Describe las características esenciales de la Constitución democrática de 1869.
                                  3. Identifica los grandes conflictos del Sexenio y explica sus consecuencias políticas.
                                  ...
                                  Visita otra página de esta web:
                                  TEMA SIGUIENTE:
                                  Economía y sociedad durante el siglo XIX 

                                  Tú también puedes participar con un comentario avisándome de algún error o haciendo una sugerencia. Muchas gracias
                                  ...

                                  No hay comentarios:

                                  Publicar un comentario

                                  Muchas gracias por comentar, hacer sugerencias o por avisarme de algún error. Normas para comentar:
                                  1. No respondo a preguntas que te haya hecho tu profesor. La ayuda que te ofrezco es este blog.
                                  2. No se permiten comentarios inapropiados ni spam (publicidad) de sitios que no sean educativos, pero sí enlaces a webs o blogs que tengan contenidos relacionados con la temática de la entrada.
                                  3. Sin errores gramaticales deliberados.
                                  4. Usa un nombre para poder referirme a alguien en mi respuesta



                                  Escribe tu email y recibirás un aviso cada dos meses con las novedades en Profesor de Historia, Geografía y Arte tanto los nuevos contenidos, como las ampliaciones de entradas antiguas.




                                            
                                  Subir