2

Actividad relatos de historia

 Esta tarea va dirigida a 4º ESO y se plantea como una actividad de síntesis final que se prepara en casa. Se trata de que los alumnos escriban un microrrelato en la que integren conocimientos aprendidos sobre ese período.  
 

Descripción de la actividad

Consiste en escribir una narración ficticia ambientada en el pasado. Se ofrece  después de explicar el tema, por lo tanto ya tienen los conocimientos necesarios para poder contextualizarlo correctamente. Los alumnos tienen libertad creativa para componer su relato, pero hay dos condiciones:
  1. Que tenga una extensión mínima de 200 palabras 
  2. Que en el relato aparezcan tres palabras relacionadas con ese período que el alumno debe elegir entre varias opciones que se proponen a continuación.
    • OPCIONAL. Que al menos dos personajes del relato se correspondan con personas que aparece en una imagen histórica que se ofrecen: cuadro o foto. Incluso el alumno puede proponer otra imagen. Si normalmente primero es el relato y luego se busca apoyo audiovisual, en este caso es a la inversa. El objetivo es que se sepa contextualizar un documento gráfico. No hace falta aludir a la imagen, simplemente se trata de diseñar un relato que permita integrar esa imagen como descriptiva de la actividad de dos personajes en algún momento de la narración.
  3. Se puede conseguir puntuación extra si:
    1. Se usan varias imágenes en la misma narración  
    2. Se usa una imagen y algún grupo de palabras en la misma narración
    3. Se basa en hechos reales o biográficos
 
Secuencialización
  • En sesiones previas se desarrollan los contenidos teóricos necesarios
  • En una sesión se plantea la actividad y se explica el sentido de las palabras y las imágenes elegidas. Se les permite elegir pero se pone un límite para cada opción. Como máximo 3 alumnos pueden hacer el relato del mismo conjunto de palabras o con la misma imagen. Se va tomando nota de sus elecciones. 
  • En las siguientes sesiones se deja unos 5 minutos al final de cada clase para ir leyendo las mejores narraciones. 


Criterios de calificación (máximo 1 punto)

  • 0,25. Relato atractivo e interesante y buena estructura (planteamiento, nudo, desenlace)
  • 0,25. Contexto histórico bien tratado y sin anacronismos
  • 0,25. Buena expresión a la hora de diseñar las frases y uso de vocabulario poco común.
  • 0,25 Uso correcto de las palabras propuestas. /  Buena integración de la imagen propuesta.
  • Ausencia de errores gramaticales (-0,1)
A los mejores se les propondrá participar en algún concurso de relatos: 

Palabras e imágenes propuestas por temática


1- Antiguo Régimen y revoluciones liberales. 

1.1 Palabras: libertad, privilegio/s, Rousseau

1.2. Imagen. Mujeres se manifiestan en París contra el alto precio del pan, ocuparon las armerías de la ciudad y marcharon a Versalles obligando a Luis XVI y María Antonieta a residir en París para tenerlos controlados. 




2- Revolución industrial y movimiento obrero. 

2.1 Palabras: fábrica/s, sindicato/s, K. Marx 

2.2. Imagen. Hombres y mujeres trabajan en la siega en Andalucía obra de Gonzalo Bilbao realizada en 1894

2.3. Imagen. Guardia Civil cargando contra huelguistas a finales del siglo XIX del pintor Ramón Casas 

2.4. Imagen. Burguesía de la ciudad de París a finales del siglo XIX del pintor impresionista Caillebotte


3- Imperialismo colonial 
    4.1 Palabras: explorar, tribubuque de guerra

    4.2. Imagen. La expedición británica en África occidental. Salieron de la costa de Zanzíbar buscando el nacimiento del río Nilo y descubrieron el lago Tanganika y el lago Victoria.  


     
     

    4- Primera Guerra Mundial

    4.1 Palabras: trincheranovia/opatriota

    4.2. Imagen. Soldados ingleses contempla a una víctima de un obús en una trinchera 

    4.3 Imagen. Enfermera atiende a unos heridos de guerra


    .
    Haz clic para desplegar y leer un ejemplo de microrrelato de la alumna P.G. (imagen 4.2.)
    • No podía creer que fuera cierto, era muy complicado describir lo que estaba sintiendo, pero sobretodo no paraba de pensar que diría su madre al saber que su hijo había muerto por la explosión de un obús o la cara de su novia al saber que el hombre que amaba se había hallado muerto.  Ahí estaba bajo mis pies, en la trinchera pero sin vida, mi querido amigo John. Mis compañeros y yo nos quedamos observándolo durante un rato más hasta que decidimos irnos para continuar combatiendo contra el ejército alemán. Estábamos en la guerra, que nos podíamos esperar. 
    • Cuando celebramos su funeral las palabras que más se pronunciaron entre los asistentes fueron `` buena persona, gran compañero, amigo maravilloso´´ cosas que todo el mundo podía asegurar, al igual que era un gran patriota que se jugó la vida por su país, pero lo que muchos no sabían era que esa persona había sido un apoyo fundamental para mí, ya que cuando hirieron a mis dos hermanos en la guerra él fue el único que me ayudo a sacarlos de allí para poder despedirme de ellos una última vez. Por ello John siempre estará conmigo ya que como dicen ``solo muere el que es olvidado´´ él nunca morirá porque yo siempre lo recordaré.
    .



    5- Entreguerras, Revolución rusa, crisis del 29 y fascismo

    5.1 Palabras:  BolcheviquezarLenin

    5.2 Palabras:  Bolsa (mercado de valores), desesperación, Keynes 

    5.3 Palabras:  raza, traidores, Hitler

    5.4. Imagen. Madre e hijos norteamericanos empobrecidos por la crisis de 1929


    5.5. Imagen. Desfile de las juventudes hitlerianas en la Alemania nazi


    .
    Haz clic para desplegar y leer un ejemplo de microrrelato de la alumna R.F. (imagen 5.4.)
    • Lo único que nos trajeron las máquinas a vapor fueron desgracias. Debido a la caída repentina de la Bolsa de valores por la superproducción, emigramos a otra ciudad y no tenemos ni idea de cómo seguir, ahora solo quedo yo con mis hijos, lo único que nos dejó mi marido antes de morir, fue este pedazo de metal gigante, no sé si vosotros podéis darle un buen uso. Tengo que mendigar para sobrevivir, así que por eso estoy escribiendo mi carta. Soy Valoryh Jensen, soy de New York y tengo 25 años y tengo tres pequeños hijos, Michael, Gennevibe y Gregory Jensen, por favor ellos no tiene la culpa de nada, solo son unos niños, sé que no es una buena situación y que soy la peor madre por no seguir adelante, pero no sé que mas hacer. Por favor cuiden bien de ellos. - Terminó de escribir y se dedicó a darle una última mirada a sus pequeños.

      Mamá tengo hambre, a dónde iremos?- dijo Michael, uno de sus hijos- Lo sé cariño, no te preocupes, estaréis en un mejor lugar.- dijo la madre en un intento de sonar convencida de ello.  – está bien…

      La madre tomó las pocas cosas que tenía y partió rumbo al único sitio en el que sus hijos estarían bien. Una vez llegaron, los dejó en la puerta del orfanato. –Mamá? Que estamos haciendo aquí?- habló el mayor- ohm… yo… os quedaréis aquí por un tiempo hasta que venga a buscaros- respondió. -¿Nos est-tas abandonando??...¿por que??- intentó buscar respuestas- Lo siento en serio mi amor, pero debéis ser fuertes, yo por ahora no puedo seguir viendo como os morís de hambre mientras que yo no puedo hacer nada, solo estaréis por un tiempo y nada más, prometo regresar en unos años- dijo con lágrimas saliendo de sus ojos.

      Pero mamá… y que hay de Gennevibe? Ella es una bebé… yo soy muy pequeño para cuidar de los 3…- protestó Gregory- Lo sé y en serio lo siento pero debes obedecerme, soy tu madre y te encargo a tus hermanos, ya que juro que regresaré por vosotros y estaremos juntos de nuevo- fue lo último que dijo antes de tocar la puerta. Habló un rato con la madre superiora y luego se marchó dejándolos ahí.

      7 años después

      ¨Me siento la peor madre, la desesperación me invadía, pero mantuve mi enfoque. Logré recoger algo de dinero mientras estaba en la calle, no comía prácticamente nada, estaba tan delgada que mis huesos comenzaron a ser notorios, pero lo que sea por mis hijos. Han pasado ya 7 años… sí, 7 años en los cuales no he vistos a mis hijos  y en los cuales he sobrevivido de la calle y de lo poco que me daban las personas, admito que tuve que robar, pero era eso o mis hijos no iban a tener lo que he estado reuniendo durante años. Ya tengo 32 y estoy lista para regresar por mis hijos. Llegué al orfanato y ahí estaban, mis niños ya había crecido. Los llevé conmigo a una pequeña casa que estaba en una aldea muy lejos de la ciudad.¨

       Les conté todo y les di todo el dinero que había reunido para ellos. – Mamá quien es Keynes? – preguntó un Michael ya de 11 años-   Es cierto, Las monjas del orfanato decían algo así de que es un hombre elaboró una teoría sobre el comportamiento a corto plazo de la economía de un todo EE.UU, es eso cierto? – se adelanto a comentar un ya mayor Gregory de 14 años-  Sí tal como habéis dicho, en alguna que otra esquina he oído hablar de él, pero si eso fuese cierto, me alegraría saber de que vuestro futuro será mejor ya que todo volvería a ser como antes, de hecho…- no pudo continuar ya que la presencia repentina y abrupta de 2 hombres entrando de la nada a su pequeña casita los sorprendió a todos.

      Rápido tomala de los brazo y yo por las piernas. Sin poder decir mucho los niños corrieron a esconderse y mientras su madre era llevada por esos hombres. El mayor de todos los hijos intentó que la soltasen, pero el mas robusto de los hombres lo tiró al suelo y sacaron a la mujer de la casa, una vez afuera la apuñalaron y patearon mientras le decían cosas feas – Esto es un mensaje por parte del Sr Park, eres una raspamonedas, a ver si nos vuelves a robar. ¿Creiste que nos olvidaríamos de ti? – la escupieron- Morirás como lo que eres, una ladrona.- le pegaron una última vez y se marcharon.- La mujer duró unos segundos intentado decir algo, pero solo pudo mover su mano hacia su bolsillo y sacar una pequeña carta mientras estaba en el suelo adolorida.-MAMÁ!! NOO!!-  Su hijo mayor se acercó gritando con lágrimas e impotencia, intentó ayudar a su madre pero no supo cómo, solo pudo llorar y lamentarse por todo lo ocurrido. Vio como sus hermanos pequeño se acercaban con miedo y al ver a su madre así también comenzaron a llorar. La pequeña Gennevive, ahora de 7 año, se acercó a su madre y la abrazó, también notó lo que había en la mano de su madre, así que lo tomó sin saber que era y se lo dio a Gregory, este entonces la leyó y entendió todo y porque esos hombres habían hecho aquello, a pesar de no era justificación alguna. -Mamá… juro que vengaré tu muerte… solo querías nuestro bien y terminaste pagando con tu vida..- dijo Gregory mientras sostenía el cuerpo de su madre. – Sr Park, vas a pagar con tu vida todo esto...

    ..
    Haz clic para desplegar y leer un ejemplo de microrrelato de la alumna E.Q. 
    • Me llamo Florence Owens Thompson. No sé si esta carta será o no, leída por alguien, pero a mi eso no me afecta ya que mi intención al escribir esta carta no es que una persona u otra conozca mi historia. Mi intención es poder desahogarme y abstraerme por un momento de esta desgracia que me atormenta desde que me levanto hasta que me acuesto, si es que así se pudiera decir,  porque tampoco me permite conciliar el sueño fácilmente.
    • Soy una de las personas a las que la Gran Depresión ha podido vencer. Esa profunda crisis económica iniciada en 1929 en los Estados Unidos que se prolongó aproximadamente durante una década y que le arrebató el trabajo a demasiadas personas.
    • Lo peor de todo es que no se trata simplemente de una mujer emigrante en paro que anda sola buscando alimento para poder subsistir, se trata de una madre de 32 años que tiene una familia de siete hijos y debe vagar por los campos cercanos buscando vegetales para poder nutrir a sus pequeños. Mis hijos tenían la obligación de apresar pájaros para poder tragar algo que no fueran los vegetales que yo conseguía en aquellos campos.
    • Desde luego que tuve que sacrificar más cosas para poder perdurar. Gracias a la venta de las ruedas del coche, me pude permitir comprar algo de comida.
    • Recuerdo que un día permanecía sentada en una tienda de campaña con mis hijos alrededor y una chica que sujetaba una cámara de fotos nos hizo unas cuantas de ellas.
    • Como ya he dicho antes, esta carta es para apartar por un momento mis desgracias y poder expresarme escribiendo. No me gustaría recordar con facilidad en un futuro esto que me pasó algún día, si es que las cosas cambian y no seguimos así durante mucho más tiempo, así que he decidido abandonar la carta en uno de los campos y seguiré con mi camino. Espero que alguien pueda leerla para que posteriormente se puedan evitar estas injusticias que arramblan con la vida de muchas personas por la cantidad de pobreza. Sé que es difícil evitar algo así, pero merece más la pena intentarlo que no reaccionar contra ello.
    •                                                                                                    Florence Owens
    .




    6. Guerra Civil española

    6.1. Palabras:  Milicias, Legión CondorDurruti

    6.2. Palabras:  Conspiración, fusilamientosAzaña

    6.3. Imagen. Rendición de milicianos en Somosierra julio 1936. Foto coloreada por Eugenio R


    6.4. ImagenÚltimo buque que salió de Alicante con refugiados justo antes de que llegara el ejército italiano y se acabara la guerra. 


    6.5. Imagen. Mujeres y niños huyendo de una zona de guerra durante la Guerra Civil.  


    .
    Haz clic para desplegar y leer un ejemplo de microrrelato de la alumna L.G.S. (imagen 6.4.) 
    • Nos situamos en 1939 último año de la guerra civil española, por aquel entonces ya había cambiado de domicilio en reiteradas ocasiones, me escondía en Alicante, concretamente en una despensa con doble fondo en la casa de mis hermanos, esto se debe a que me pillaron in fraganti ayudando a escapar a un par de compañeros que había retenido el bando contrario y era cuestión de horas que los trasladasen a la cárcel. A todo esto mi mujer y mi hija seguían con su vida cotidiana para que no notaran mi ausencia.
    • Cada día que pasaba las noticias de compañeros de guerra que habían sido detenidos o muertos aumentaban. Cada uno de  los días pensaba en una fuga con mi familia, todos estábamos desesperados por salir de España para huir de las represalias aunque la única esperanza de fuga se encontraba en los puertos del Levante, ya que fue el último territorio republicano en ocuparse.
    • Un día del mes de abril llegó la noticia de que un barco cogería a todas las personas posibles para huir de España, este barco era Stanbrook, un barco mercante que tenía que cargar tabaco, naranjas y azafrán al puerto de Alicante, pero su capitán, tras ver la situación de descontrol optó por embarcar el mayor número posible de personas. Esa fue la oportunidad perfecta para lograr lo que tantos habíamos soñado. Mi hermano me dijo que en el puerto me esperaban mi mujer y mi hija, pero yo no quería que ellos se quedaran allí y asumieran mis consecuencias por pertenecer a mi familia, pero finalmente acudí al reencuentro con mi mujer y mi hija, esa noche  fue un caos para todos, fue difícil encontrarlas, por la aglomeración de gente en el puerto, pero una vez estuvimos juntos cogí a mi hija en brazos y a mi mujer de la mano  y empezamos a correr en dirección al buque, una vez dentro nos colocamos en un pequeño hueco para el resto del trayecto.
    • El Stanbrook zarpó de noche, con las luces apagadas para no ser vistos por los barcos franquistas, fue una travesía un tanto amarga porque llorabas de la alegría por haber huido pero más tarde recordabas las personas que se habían quedado en tierra.
    • Un tiempo después mis hermanos me escribieron y me contaron que tras la derrota de la república nada era lo mismo que hace unos años atrás.
    • Yo continué en el exilio con mi mujer y mi hija viviendo de mi trabajo, por fin encontramos nuestro lugar.

     

    7- Segunda Guerra Mundial y holocausto

    7.1. Palabras:  Gran Alemaniajudíos, A. Hitler

    7.2. Palabras:  Masacre, invierno ruso, recluta

    7.3. Imagen. Mujeres soldado del ejército soviético entrenando


    7.4. Imagen. Niño soldado alemán prisionero curado por un oficial médico americano. 


    7.5. Imagen. Judíos polacos en el gueto de Varsovia  


    7.6. Imagen. Soldados ingleses se despiden de sus novias antes de ir a Egipto

    .
    Haz clic para desplegar y leer un ejemplo de microrrelato del alumno J.V. (imagen 7.4.)
    • El día en el que aquella carta llegó a mi casa, jamás pensé que ocurriría lo que sucedió. Mi vida ha cambiado por completo, y creo que nunca volverá a ser igual. Pero no nos adelantemos, comenzaré a contar mi historia por donde debe hacerse: el principio.
    • Corría el año 1942. Habían pasado ya un par de años desde que mi padre fue llamado a la guerra. A mis 13 años había tenido que madurar antes de tiempo para poder cuidar de mí y de mi madre. 
    • Todo iba relativamente bien hasta que aquel militar llamó a nuestra puerta. Aquel hombre tenía cara de pocos amigos. No me gustó en absoluto. Y menos aun lo que venía a decirnos. Era un compañero de mi padre, había venido a comunicarnos que había fallecido en combate. Además, trajo aquella maldita carta que cambió mi vida. En ella ponía que empezaban a escasear los hombres, y que por eso empezarían a reclutar a adolescentes. Y sí, me llamaban a la guerra. Tenía que cubrir el puesto de mi padre. Todo sea por la patria.
    • Así que me despedí de mi madre y partí a lo desconocido. Me dieron una rápida formación y en nada de tiempo me enviaron a mi primera batalla. Fue también la última.
    • Todo parecía ir correctamente. Personalmente pienso que yo era un buen soldado, y además mi general era un gran estratega. Todos admirábamos su caletre. La batalla avanzó bien, íbamos ganando. Pero entonces una bala enemiga me alcanzó en el brazo y me desgarró el codo. No recuerdo haber sentido tanto dolor en mi vida.
    • Entonces los estadounidenses, contra quienes combatíamos, me apresaron. Jamás supe quién ganó aquella batalla, si nosotros, los alemanes, o ellos. Me llevaron a un lugar donde un médico me curó como pudo mi brazo herido. La verdad es que ha quedado bastante bien, aunque hoy en día todavía me duele. Y aquí sigo. Me tienen retenido en este lugar. Me tratan mejor de lo que esperaba, pero no sé cuándo podré salir de aquí. Solo espero que, acabe como acabe, esta maldita guerra termine ya.
    .

    Visita otra página de esta web:
    Índice de contenidos
    Tú también puedes participar sobre este tema con un comentario 
    Puedes recomendar otros términos pedagógicos o debatir sobre alguno citado.





     

    2 comentarios:

    Muchas gracias por comentar, hacer sugerencias o por avisarme de algún error. Normas para comentar:
    1. No respondo a preguntas que te haya hecho tu profesor. La ayuda que te ofrezco es este blog.
    2. No se permiten comentarios inapropiados ni spam (publicidad) de sitios que no sean educativos, pero sí enlaces a webs o blogs que tengan contenidos relacionados con la temática de la entrada.
    3. Sin errores gramaticales deliberados.
    4. Usa un nombre para poder referirme a alguien en mi respuesta



    Escribe tu email y recibirás un aviso cada dos meses con las novedades en Profesor de Historia, Geografía y Arte tanto los nuevos contenidos, como las ampliaciones de entradas antiguas.




              
    Subir